La otra estatua de la Libertad viaja desde París

Esperanza Balaguer NUEVA YORK

ACTUALIDAD

NOEMIE OLIVE

El modelo de yeso original de 1878 de la dama de la antorcha se expondrá frente a la efigie con motivo de su 135 aniversario

21 jun 2021 . Actualizado a las 08:46 h.

Lo primero que vieron los millones de inmigrantes que llegaron a Nueva York a principios del siglo XX era una vista privilegiada de la estatua de la Libertad. Los abarrotados barcos llegados desde Europa atracaban en la isla de Ellis, a escasos metros de la escultura, con el anhelado bajo Manhattan asomando a lo lejos. Era la primera parada y el lugar donde se decidía el destino de cada uno de ellos. Ese mismo viaje recorrerá una réplica a pequeña escala de la dama de la antorcha realizada con el modelo de yeso original creado en 1878 por el escultor Auguste Bartholdi.

La estatua de bronce de tres metros de altura partió el pasado lunes día 7 del Conservatorio Nacional de Artes y Manualidades (CNAM) en París, donde ha estado expuesta durante los últimos diez años, para reunirse con su «hermana mayor» con motivo del 135 aniversario de su llegada a América. Será la primera vez en todo este tiempo que se vean las caras. Todo un símbolo para el momento de reencuentros familiares por el que atraviesa el mundo. Pero también porque ha sido la primera turista europea invitada a cruzar la frontera estadounidense cerrada para todos los demás debido a la pandemia.

«Queremos enviar un mensaje muy simple: nuestra amistad con EE.UU. es muy importante, sobre todo en este momento. Tenemos que conservarla y defenderla», explica Olivier Faron, administrador general de la CNAM. Este icono absoluto de Nueva York desembarcó en EE.UU. en 1886, 20 años después de la abolición de la esclavitud, como un regalo de Francia para conmemorar el centenario de la Declaración de Independencia, que se celebra el 4 de julio. Esa es la fecha elegida para exponer a la benjamina cara a cara con su parienta en la histórica isla por donde pasaron los antepasados de más de un tercio de los estadounidenses actuales. Durante el proceso de creación de la original, Bartholdi utilizó varios prototipos a pequeña escala para trabajar con las proporciones de la obra definitiva, de 46 metros, diseñada por el ingeniero Alexandre Gustave Eiffel, autor de la torre parisina que lleva su nombre.