El homenaje a las víctimas del terrorismo escenifica la ruptura total entre PSOE y PP

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ACTUALIDAD

J.J. GUILLÉN

Bildu acude por primera vez al acto celebrado en el Congreso, marcado por la división entre las distintas asociaciones

27 jun 2021 . Actualizado a las 18:58 h.

El homenaje del Congreso a las víctimas del terrorismo alcanzó este año el punto máximo de desunión, no solo entre las asociaciones de afectados, que celebraron sus actos por separado, sino también entre los partidos políticos, que escenificaron un distanciamiento que se ha exacerbado tras la decisión del Gobierno de indultar a los líderes independentistas condenados en el juicio del procés. El acto institucional estuvo marcado por la ausencia en el Congreso, por primera vez, del PP, al que se sumó Vox. Ambos partidos rechazaron unirse al homenaje en protesta por el acercamiento de presos de ETA al País Vasco. Por parte del PP, solo estuvieron presentes Ana Pastor y Adolfo Suárez Illana, miembros de la Mesa.

Un rechazo al que se sumaron asociaciones como la AVT, Covite y Dignidad y Justicia, críticas con la política antiterrorista del Gobierno. En su ausencia, el protagonismo lo asumió la Fundación de Víctimas del Terrorismo, cuyo presidente, Tomás Caballero, instó a todas las fuerzas políticas a emprender reformas legales que impidan los homenajes a etarras cuando salen de la cárcel. Algo que consideró un «ultraje» a las víctimas y «una incitación al odio y la violencia».

Caballero expresó su «consideración y respeto» al resto de asociaciones e instó al Gobierno a «reflexionar» sobre «qué está sucediendo» para que no acudan y a adoptar «acciones eficaces para recuperar la voluntad empática, sensible y solidaria» que marca la ley de reconocimiento y protección integral a las víctimas