Sánchez diseñó la remodelación con Redondo y Ábalos sin adelantarles que ellos también quedarían fuera

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ACTUALIDAD

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el que su jefe de Gabinete hasta el pasado sábado, Iván Redondo, salen del Congreso
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el que su jefe de Gabinete hasta el pasado sábado, Iván Redondo, salen del Congreso Emilio Naranjo

El jefe del Ejecutivo llevaba tiempo preparando los relevos, pero encajó las piezas durante la gira por los países bálticos de la pasada semana

14 jul 2021 . Actualizado a las 15:34 h.

El dictador Francisco Franco ni siquiera llamaba a sus ministros para comunicarles que estaban destituidos. En el último momento, un motorista les entregaba en mano una carta con su cese. Ver llegar esa moto cuando se rumoreaba una crisis era señal de que todo había acabado. Pedro Sánchez no apuró tanto, pero nadie supo su plan completo hasta el mismo sábado. Solo el viernes adelantó algo a Félix Bolaños, nuevo factótum de la Moncloa. El presidente tuvo incluso la sangre fría de diseñar algunos de los relevos junto a su jefe de Gabinete, Iván Redondo, y, por separado, con el secretario de organización del PSOE, José Luis Ábalos, sin decirles a ninguno de los dos que ellos mismos quedarían fuera.

Todos sabían que se aproximaba una remodelación. Sánchez llevaba tiempo meditándola, pero los mantuvo en ascuas y solo acabó de perfilarla en su gira báltica. El 8 de julio, en rueda de prensa en Lituania, dice que la «crisis» no es una prioridad. Pero no la niega, con lo que la tensión en el equipo de Gobierno se eleva al máximo. La presión de la prensa es ya excesiva y Sánchez decide acelerar. Ese mismo jueves, vuela de regreso a España con la quiniela casi completa.

A las ocho de la mañana de ese sábado, Sánchez cogió el teléfono. Aunque hay versiones para todos los gustos, ninguno se va voluntariamente. El más polémico está siendo el caso del ex jefe del Gabinete Iván Redondo, enfrascado en un cruce de filtraciones. Él asegura que pidió dos veces su salida al presidente y que rechazó un ministerio. Fuentes que se declaran cercanas a Sánchez afirman lo contrario. Que Redondo quería todo el poder en el Ministerio de la Presidencia y el jefe del Ejecutivo se lo negó.