El centro de Europa comienza el recuento de daños de las peores crecidas en décadas

Pablo l. barbero BERLÍN / E. LA VOZ

ACTUALIDAD

JULIEN WARNAND | EFE

Los muertos son, al menos, 157 mientras se busca aún a decenas de desaparecidos

18 jul 2021 . Actualizado a las 10:45 h.

Este sábado era día de despertar de la pesadilla y empezar a evaluar los daños que han ocasionado las fuertes inundaciones de los últimos días. Alemania y Bélgica comenzaron a limpiar las zonas desoladas mientras el número de víctimas continuaba ascendiendo. Al menos 157 personas han fallecido y se espera que la cifra aumente, pues aún hay decenas de desaparecidos. Los servicios de rescate se afanan por localizarlos, lo que podría demorar días o incluso semanas.

Alemania fue el país más afectado: suma 133 muertos y la mayor parte de los daños materiales. El tiempo mejoró ayer y eso permitió que los habitantes que tuvieron que salir huyendo de sus casas para refugiarse de la fuerza de las aguas pudieran poco a poco regresar a sus hogares.

El panorama es desolador en algunas zonas del estado federado de Renania Palatinado: casas semidestruidas, muros arrancados de cuajo por la fuerza de la corriente, árboles derrumbados, vehículos arrastrados por el agua, carreteras y puentes hundidos o suministro eléctrico cortado. En estas regiones del oeste de Alemania, por las que discurre el Rin, las inundaciones se debieron sobre todo a ríos pequeños, que salieron de su cauce debido a las intensas lluvias e invadieron zonas habitadas.