Casi 2.700 niños se quedaron huérfanos en España a causa del covid-19

La Voz REDACCIÓN

ACTUALIDAD

TRACY FRIESEN

A nivel mundial, el número de menores que perdieron a uno de sus cuidadores principales por el coronavirus sobrepasa el millón

21 jul 2021 . Actualizado a las 13:48 h.

La orfandad, otro efecto colateral del covid. Los 2.669 niños españoles que habrían perdido a uno de sus cuidadores principales como consecuencia de la pandemia. Madres, padres o abuelos (custodios) que no volvieron más a casa. Y según el estudio, basado en un modelo publicado este miércoles la revista científica The Lancet, en el mundo la cifra ascendería a 1,1 millones de niños.

El modelo estima que en España fueron más los menores que perdieron a sus padres: un total de 1.691. Perdieron a sus madres 617 y uno los perdió a ambos. En cuanto a los abuelos custodios, 186 niños se quedaron sin él; 173 sin ella y uno sin los dos.

Pero en el mundo, las cifras sobrecogen todavía más, pues supone algo así como una epidemia de orfandad. Los autores aprecian que fueron 1,13 millones de niños los que perdieron a uno de sus progenitores o a un abuelo custodio debido a un fallecimiento asociado con el covid-19. De ellos, un millón quedó huérfano de madre, padre o de ambos, aunque la mayoría perdió solo a uno de sus progenitores.

El estudio, con datos de 21 países, calcula que en lugares como Perú, Sudáfrica, México, Brasil, Colombia, Irán, Estados Unidos, Argentina y Rusia, la tasa de mortalidad de los cuidadores primarios fue de, al menos, uno por cada mil niños.

La investigación diferencia entre cuidadores primarios, que son los progenitores, los abuelos custodios (cuidan al niño en lugar de sus padres, que no están en el hogar) y los cuidadores secundarios, en referencia a los abuelos y otros familiares mayores que, junto a los padres, ayudan en la crianza y viven en la misma casa. Si se considera a los secundarios, la cifra total aumenta, durante los 14 primeros meses de la pandemia, a 1,5 millones de niños.

Francisco Aramburu, jefe de Urgencias del CHUO: «No sé si queremos verbenas o niños en la uci por covid»

María Cobas

En marzo, el jefe de Urgencias del CHUO, Francisco Aramburu, aventuraba una cuarta ola para Semana Santa y una quinta para septiembre. Llegó antes. Con dos meses de adelanto sobre la fecha que esperaba el médico especialista, el área sanitaria de Ourense tiene una incidencia acumulada que supera los 400 casos por 100.000 habitantes (a partir de 250 es riesgo extremo) a 14 días, y los 300 a 7, lo que indica que la tendencia ascendente se mantendrá durante varios días más. Aramburu recalcula sus previsiones y dice que en agosto espera una «olaza, porque creo que vamos a ir a más». Y anuncia una sexta para otoño.

Seguir leyendo