El Tribunal de Cuentas se suma a los órganos con su mandato caducado y pendiente de renovar

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ACTUALIDAD

La presidenta del Tribunal de Cuentas, María José de la Fuente y de la Calle
La presidenta del Tribunal de Cuentas, María José de la Fuente y de la Calle

El fianzas millonarias impuestas por este órgano a los líderes del «procés» complican aún más el relevo

24 jul 2021 . Actualizado a las 09:54 h.

El Consejo General de Poder Judicial (CGPJ) se lleva todos los titulares por el retraso de dos años y medio en su renovación. Pero no es el único órgano cuyo mandato caduca sin que se atisbe posibilidad de acuerdo para relevar a sus miembros. El Tribunal de Cuentas, de plena actualidad por haber embargado bienes de los líderes independentistas, agotó este viernes el plazo establecido para el ejercicio del cargo de sus vocales, sumándose así, además de al CGPJ, al Tribunal Constitucional y al Defensor del Pueblo.

En su caso, como en el del resto de órganos, eso ha llevado a que sus decisiones, e incluso su legitimidad, se pongan en duda por los partidos afectados por sus decisiones y por el propio Gobierno, que acusa al PP de mantenerlos voluntariamente bloqueados.

Requiere mayoría de tres quintos

La renovación del Tribunal de Cuentas, cuya composición procede de los tiempos en los que el PP dominaba ampliamente el Parlamento, requiere una mayoría reforzada de tres quintos del Congreso, lo que supone un total de 210 diputados. Una cifra que hace ineludible un pacto entre el Gobierno de coalición y el PP, que por ahora se antoja inviable. La decisión de la actual composición del tribunal de exigir el pago de cantidades millonarias a los líderes independentistas por el desvío de fondos públicos para sufragar el procés hace aún más complicado ese acuerdo.