El Estado Islámico de Jorasán, la nueva amenaza que se cierne sobre Afganistán

Redacción LA VOZ

ACTUALIDAD

Miembros de las fuerzas militares escoltan a un grupo de ciudadanos antes de embarcar en un avión en el aeropuerto de la ciudad de Kabul
Miembros de las fuerzas militares escoltan a un grupo de ciudadanos antes de embarcar en un avión en el aeropuerto de la ciudad de Kabul US AIR FORCE

El grupo terrorista podría tratar de impedir un gobierno controlado por los talibanes atentando contra la población civil

27 ago 2021 . Actualizado a las 14:01 h.

Con los talibanes al mando del país, la principal amenaza de Afganistán ahora es el Estado Islámico. En el país asiático se hace llamar el Estado Islámico de Jorasán (ISKP), nombre que alude a una región histórica que actualmente se reparten entre Afganistán y Pakistán. El grupo se fundó en el 2015, en plena expansión del califato en Siria e Irak, que entonces lideraba Abu Bakr al Bagdadi, y supo aprovechar los numerosos grupos armados en la región para atraer reclutas y forjar alianzas operativas, además de perpetrar ataques. Así, sus filas las engrosaron principalmente talibanes desencantados, tanto afganos como pakistaníes.

En su momento álgido, en el 2016, se estima que llegó a tener entre 2.500 y 8.500 combatientes, pero las continuas operaciones por parte del Ejército afgano con apoyo aéreo y terrestre de las fuerzas especiales estadounidenses mermó esta cifra a entre 2.000 y 4.000 a finales del 2019, con su presencia reducida a las provincias de Nangarhar, donde surgió, y Kunar.

Entre el 2015 y el 2021, ISKP ha perdido a seis de sus líderes, los cuatro primeros abatidos en bombardeos y los dos últimos detenidos. Hasta el momento, cinco de los seis líderes del grupo eran pakistaníes —tres antiguos miembros de Tehrik-e-Talibán Pakistán (TTP, los talibanes pakistaníes)— y un desertor talibán. Su actual líder ha sido identificado como Shabab al Muhajir, presuntamente un árabe experto en guerrilla urbana y que sería el cerebro de algunas de las operaciones más sofisticadas perpetradas por el grupo. Algunas fuentes apuntan a que anteriormente estuvo vinculado con Al Qaida.