La luz se encarece más en las horas baratas

fátima fernández REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

El incremento de los precios del mercado mayorista castiga sobre todo al término de energía de la factura doméstica del tramo valle del día, que se ha disparado un 52 % en tres meses

04 sep 2021 . Actualizado a las 09:09 h.

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, quiso dejar claro el lunes en el Congreso que no se mezclaran conceptos para confundir y alarmar a los consumidores de energía eléctrica y que el mercado mayorista no era lo mismo que la factura de la luz que pagan los clientes. Por tanto, que la segunda no estaba subiendo tanto como lo estaba haciendo el primero, en máximos históricos.

Echando cuentas con los datos oficiales, es cierto que el recibo no se está encareciendo tanto en porcentaje como el precio mayorista, pero tampoco es que le vaya de perlas precisamente. Porque, por mal que le pese a la ministra, el mercado determina buena parte de la factura por decisión del Gobierno, en el 2014, que, de momento, no ha derogado el actual. Y, desde el 1 de junio, pesa más que nunca antes.

Hace tres meses entraron en vigor tres tramos horarios distintos para los consumidores domésticos. El día está dividido en tres franjas, de ocho horas, que van de la más cara (punta), a la más barata (valle), pasando por una de precios intermedios (llana). En cada una de ellas, el término de energía (el que refleja el consumo) cuesta diferente. Y lo hace por el reparto en cada tramo de los denominados costes regulados (técnicamente designados peajes y cargos), con los que los clientes sufragan partidas de política energética como las primas a las renovables o los costes de distribuir y transportar la electricidad.