El bloqueo del CGPJ forma parte de la estrategia política de Casado

ACTUALIDAD

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, en una imagen de archivo
El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, en una imagen de archivo PACO RODRÍGUEZ

Los expertos lo enmarcan en su línea de confrontación total con el Gobierno, que cree que le beneficia en su competencia con Vox

05 sep 2021 . Actualizado a las 09:22 h.

El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha cumplido más de mil días con el mandato caducado. Pablo Casado ha dejado claro que no va a levantar el bloqueo, salvo que el PSOE acepte una reforma en el sistema de elección para que los 12 vocales que, según la Constitución, proceden de la judicatura, sean elegidos directamente por los jueces, y no por el Congreso y el Senado como sucede ahora. Si no es así, «que abandone toda esperanza», dijo hace unos días. El PSOE se niega a cumplir esa condición.

¿Quién es el responsable?

Casado no cumple el compromiso. Xavier Arbós apunta al PP como responsable del bloqueo y recuerda que «hubiera podido cambiar el sistema de elección cuando disponía de la mayoría absoluta en el Congreso con la fórmula que ahora propone, no lo hizo, y tengo la impresión de que quiere prolongar la actual mayoría en el CGPJ». Para Verónica Fumanal, «el bloqueo es parte de una estrategia política». Añade que «el PP, por su miedo a que a Vox le acuse de cómplice con el Gobierno, ha decidido asumir el coste de no renovar las instituciones». Carmen Lumbierres también señala a Casado, que rechaza la renovación «a menos, eso sí, que se haga con las reglas del PP». Recuerda que «no es un comportamiento nuevo en el PP, que ha bloqueado la renovación en las dos únicas ocasiones en que ha dejado de ocupar la presidencia del Gobierno; lo hizo tras perder las elecciones del 2004 y ahora, tras haber sido desalojado Mariano Rajoy de la Moncloa en el 2018».

En la misma línea, Santiago Martínez asegura que «hay que recordar que no es la primera vez que el PP, al perder unas generales, bloquea la renovación de los órganos constitucionales, pero esto, entre su electorado, supuestamente constitucionalista, no le pasa factura». Explica que «históricamente hay un acuerdo entre PP y PSOE para repartir las designaciones de vocales en función de sus escaños, pero esto supondría para el PP perder la mayoría conservadora actual, especialmente en salas muy sensibles como la de lo Penal, por cuestiones evidentes que le afectan», como los casos de corrupción que se tienen que juzgar. «Por lo tanto, el PP por un interés partidista no está cumpliendo con ese compromiso», concluye.