Sánchez y Aragonés constatan que sus posiciones son «radicalmente distintas»

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ACTUALIDAD

David Zorrakino | Europa Press

El jefe del Ejecutivo pide negociar «sin prisas» y apuesta por su «agenda del reencuentro», mientras el líder catalán, que exige amnistía, autodeterminación y «fin de la represión», reclama «concreciones lo más pronto posible»

16 sep 2021 . Actualizado a las 08:16 h.

«Amnistía, referendo y fin de la represión» frente a «agenda del reencuentro» dentro de la Constitución. Pedro Sánchez y Pere Aragonés constataron este miércoles, tras dos horas de diálogo, sus posiciones «radicalmente distintas» en torno a la solución del conflicto político en Cataluña. Tras la reunión en Barcelona, ninguno de los dos fue capaz de citar un solo punto de acuerdo, más allá de la voluntad mutua del «diálogo». Pero ni siquiera ahí coinciden en los tiempos para que haya avances. «Sin prisa, pero sin pausa y sin plazos», insistió Sánchez en varias ocasiones, ya que los problemas «no empezaron ayer ni se van a resolver mañana». Aragonés admitió también que el proceso será «largo», pero advirtió de que «más allá de fechas», la negociación «ha de ir produciendo resultados» ya que «lo importante es que haya concreciones lo más pronto posible», por lo que, a medida que se avance exigirán «concreciones».

Sánchez consideró que, al margen del profundo desacuerdo inicial, es el mero hecho de que se hayan reunido lo que tiene una «enorme potencia como mensaje político». «Lo importante es la reunión. Ha merecido la pena», remachó el jefe del Ejecutivo, que eludió valorar la ausencia de JxCat en la cita expresando su profundo respeto a «las decisiones que toma el Gobierno de la Generalitat», rechazando así cualquier responsabilidad en el veto de Aragonés a los condenados por el «procés» propuestos por el partido de Carles Puigdemont.

David Zorrakino | Europa Press

Aragonés ignora el plan de Sánchez

El líder catalán, que compareció tras hacer retirar la bandera española del escenario, planteó la autodeterminación, la amnistía y el «fin de la represión» —en el que incluye el retorno en libertad de Carles Puigdemont—, como principales reclamaciones. «Le he escuchado atentamente», dijo Sánchez, que indicó que ni la amnistía ni el referendo son posibles porque cualquier solución respetará «el marco constitucional». Consciente de que JxCat quiere dinamitar la mesa de diálogo, Aragonés se centró en darle la máxima relevancia, considerándola como un «reinicio» de la negociación con el Estado que debería culminar en un referendo de independencia.