Gobierno y agentes sociales acaban sin acuerdo la reunión para prorrogar los ERTE

La Voz

ACTUALIDAD

Lorena Sopêna | Europa press

Los sindicatos acusan al ministro Escrivá de «bloquear» la negociación y la patronal pide la prórroga automática por lo «avanzado de las fechas»

25 sep 2021 . Actualizado a las 10:06 h.

La reunión celebrada este viernes entre Gobierno y agentes sociales para prorrogar los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) hasta el 31 de enero ha finalizado nuevamente sin acuerdo y con quejas de sindicatos y empresarios por la ausencia, en las dos últimas reuniones, de los negociadores del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. Según señalaron tanto fuentes de CC. OO. como de UGT, en el encuentro de este viernes no se han producido avances «globales» en las negociaciones por la «ausencia reiterada» del Ministerio de Seguridad Social, al que el sindicato acusa de «bloquear» la mesa y dificultar, de este modo, que la renovación de los ERTE llegue a tiempo (la regulación actual finaliza el próximo 30 de septiembre).

«La ausencia de este Ministerio supone una falta de respeto al propio proceso de diálogo social y a las personas que se encuentran en ERTE», denunció el sindicato de Unai Sordo. Del Ministerio de Escrivá dependen, entre otras cosas, las exoneraciones en las cotizaciones a la Seguridad Social de las empresas en ERTE. UGT, por su parte, también habló de «paralización de la mesa de negociación» ante la ausencia de Seguridad Social, pues ello está impidiendo avanzar en temas como las exoneraciones o la formación que el Gobierno quiere vincular con los ERTE. «Lamentamos que la ausencia de una parte del Gobierno nos impida avanzar en un acuerdo que debería llegar al Boletín Oficial del Estado (BOE) con carácter de urgencia», apuntaron las fuentes de UGT.

CEOE y Cepyme reiteraron estas críticas y mediante un comunicado conjunto aseguraron que resulta «incomprensible» la ausencia, por segundo día consecutivo, del Ministerio de Seguridad Social, algo que consideran una «falta de respeto» a los interlocutores sociales, a las 84.000 empresas y a las más de 250.000 personas trabajadoras que aún se encuentran en ERTE en estos momentos.