Puigdemont queda libre y el juez le cita a declarar en Cerdeña el 4 de octubre

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ACTUALIDAD

«España no pierde nunca la oportunidad de hacer el ridículo», afirma el expresidente catalán a su salida de la prisión

25 sep 2021 . Actualizado a las 08:06 h.

El expresidente catalán Carles Puigdemont, prófugo de la Justicia española, se encuentra en libertad y sin limitación de movimientos tras haber sido detenido la noche del jueves en la isla italiana de Cerdeña. Un juez del Tribunal de Apelación de Sassari decidió su puesta en libertad después de pasar una noche en prisión y declarar en la mañana de este viernes por videoconferencia. Aunque los jueces consideraron que su detención se produjo de manera legal, no tomarán una decisión definitiva hasta el 4 de octubre, fecha en la que el tribunal ha fijado la vista para escuchar de nuevo a Puigdemont y decidir si lo entregan o no a España en virtud de la euroorden de detención y entrega (OEDE) emitida por el Tribunal Supremo por los delitos de sedición y malversación. Puigdemont se ha comprometido a permanecer en Italia hasta esa fecha.

La clave sobre la inmunidad

La Fiscalía italiana no pidió su ingreso en prisión. En el auto en el que decretan su puesta en libertad, los jueces recogen la posición de los fiscales, que indican que restringir los movimientos de Puigdemont, que es eurodiputado, «pondría en grave peligro» su derecho a desplazarse al Parlamento Europeo. La clave para el futuro del expresidente catalán está en dilucidar si la euroorden contra él está suspendida.

En el auto en el que le retiró la inmunidad, el Tribunal General de la Unión Europea admitía que «en caso de detención de los demandantes por una autoridad de ejecución de un Estado miembro o de aplicación de un procedimiento de entrega a las autoridades españolas», Puigdemont podría solicitar recuperar la inmunidad. Pero el tribunal europeo tomó esa decisión porque la Abogacía del Estado, en contra del criterio de Tribunal Supremo, le trasladó que la ejecución de las euroórdenes había quedado suspendida. Algo que debe aclararse ahora.