Carlos Caraglia: «No pienso en el tiempo que me queda ni en el final, solo me centro en vivir»

ACTUALIDAD

JOSE PARDO

Los médicos le han dado dos años de vida, pero Carlos Caraglia ha encarado el golpe con entereza y ya trabaja en un documental para llevar a la pantalla su historia: «My last two years»

03 oct 2021 . Actualizado a las 16:51 h.

Hay quien vive dejándose llevar por la inercia de una existencia que no llena el alma. Y luego hay personas como Carlos Caraglia (Inglaterra, 1969), que lucha por sus sueños y exprime cada minuto del día como si no hubiese un mañana. Es duro hacer esta entrevista. Pero, al mismo tiempo, resulta reconfortante poder sentarse a charlar con Carlos, darle un abrazo y sentir admiración al comprobar que mantiene intacta su sonrisa y su perenne actitud positiva pese a las circunstancias. «Cuando me dieron la noticia del tumor nunca me vine abajo. Estoy hipermotivado con la vida y ahora no quiero pensar en el tiempo que me queda ni en el final: solo me centro en disfrutar de la vida y en vivir», afirma el realizador audiovisual y activista medioambiental ferrolano.

Caraglia es un ejemplo de lucha en situaciones difíciles. Sobrevivió a dos infartos. También protagonizó más de una decena de expediciones a las zonas polares para combatir el cambio climático con su cámara como arma. Y cuando estalló la pandemia, superó obstáculos de todo tipo para mostrar la lucha titánica contra el virus en los hospitales de Madrid a través de su documental Covid-19: el lado humano (actualmente en Filmin). Sin embargo, nada se puede comparar al mazazo que recibió el pasado mes de agosto, cuando le diagnosticaron un tumor cerebral. «Al principio me dijeron que era inoperable y me dieron seis meses de vida, pero, gracias a que tengo muy buenos amigos, en pocos días conseguí viajar a Madrid y allí me operó el doctor Francisco González-Llanos, que es una eminencia, y gracias a esa intervención ahora la esperanza de vida es de dos años», explica Carlos.

El aventurero ferrolano ha encajado el golpe con entereza y una increíble positividad. «Yo siempre digo que no tengo mérito, porque nací con este carácter, pero creo que enfrentarte a esta situación tan difícil con optimismo es decirle a la gente que la vida es así y que siempre hay que intentar ver el lado bueno de las cosas, pase lo que pase».