Los duques de Sussex serán los grandes ausentes del homenaje a Diana de Gales

MARTÍN BASTOS REDACCIÓN

ACTUALIDAD

Los duques de Sussex, Enrique (d) y Meghan (i), llegan a la Ópera de Sídney para participar en un evento
Los duques de Sussex, Enrique (d) y Meghan (i), llegan a la Ópera de Sídney para participar en un evento Joel Carrett | efe

El encuentro reunirá a un centenar de familiares y amigos de la Princesa en el Palacio de Kensington

10 oct 2021 . Actualizado a las 17:16 h.

No habrá reencuentro familiar. Todo apuntaba a que el príncipe Harry y Meghan Markle viajarían a Londres para asistir a la fiesta en honor a Diana de Gales que se celebrará este martes en el Palacio de Kensington, pero finalmente los duques de Sussex no estarán junto al centenar de amigos y familiares que se reunirán para recordar a la Princesa.

Según la revista Hello!, Harry no estará esta vez al lado de su hermano Guillermo como el pasado 1 de julio, día en el que su madre hubiese cumplido 60 años, cuando ambos dejaron las rencillas a parte para inaugurar una estatua de Diana de Gales. Esa era la segunda vez que el padre de los pequeños Archie Harrison y Lilibet Diana volvía a pisar su tierra natal desde que dejó de ser miembro senior de la Familia Real británica y se fue a vivir a California con su mujer y si familia. La primera vez que regresó fue para asistir al funeral de su abuelo, el duque de Edimburgo.

La que no ha vuelto a Reino Unido desde marzo del año 2019 es Meghan Markle, que se ha centrado en rehacer por completo su vida lejos de la realeza, de la familia de su marido y de todo lo que tiene que ver con los Windsor.

El bebé de Marisa Jara

Tras sus graves problemas de salud por los que ha tenido que someterse a diferentes intervenciones quirúrgicas, la modelo está viviendo un dulce momento. Primero anunció que estaba embarazada y ahora ha contado que ella y su pareja, Miguel Almansa, están esperando un niño: «estamos locos de amor e ilusión».

La modelo, con un vestido color mostaza, a juego con los tonos naturales del recién estrenado otoño, portaba en una mano un gran globo negro con un corazón blanco donde se podía leer 'Baby is a…' (El bebé es…) y en la otra, un alfiler. Al explotarlo, salía volando un montón de confeti azul que confirmaba el sexo del bebé.

Este anuncio en sus redes sociales coincidía con la celebración de su tercer aniversario desde que le «devolvieron la vida». La sevillana fue operada de urgencia en octubre de 2018 para extirparle un liposarcoma peritoneal. Además, la modelo ha sufrido desde joven endometriosis lo que le hizo pasar hasta 19 veces por quirófano. Sin embargo, ella nunca ha tirado la toalla y ha seguido luchando para poder cumplir su sueño de ser madre. Marisa ha esperado tres meses para contar públicamente su embarazo dadas las numerosas dificultades por las que ha pasado para lograrlo.

Ahora, sin nada que ocultar, cada día está más encantada de ver cómo crece su barriguita y no duda en compartir momentos tan ilusionantes como el que descubrió el sexo del bebé. De hecho, desde el pasado 16 de septiembre, cuando confirmó en su perfil de Instagram que iba a ser mamá, su red social se ha convertido en una celebración continua de su embarazo. Ha pasado de estar repleta de primeros planos que no dejaban ver su figura a estar llena de posados en los que muestra orgullosa los cambios de su cuerpo. Incluso a finales de mes decidió compartir una ecografía: «Disfrutando de este momento mágico. Estamos tan felices… Se nos cae la baba viendo la ecografía».