Los Presupuestos y la ley de vivienda debilitan el poder de Calviño en el Gobierno

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID | LA VOZ

ACTUALIDAD

Alejandro García | EFE

Sánchez marginó a la vicepresidenta primera en la negociación con Podemos

12 oct 2021 . Actualizado a las 10:01 h.

El pasado 10 de julio Pedro Sánchez sorprendió con una amplísima remodelación de su Gobierno que, más que como un cambio de caras para sacar del Ejecutivo a las figuras más desgastadas, se interpretó como un claro giro que situaba todo el foco en la recuperación económica. El ascenso de la ministra de Economía, Nadia Calviño, a la vicepresidenta primera del Gobierno, sustituyendo en ese cargo a la destituida Carmen Calvo, era, según ese análisis, un evidente mensaje de Sánchez a la Unión Europea sobre su compromiso con la ortodoxia económica y fiscal. Y, también, a sus socios de coalición de Unidas Podemos, al situar en la cúpula del Ejecutivo a quien había sido hasta entonces el muro contra el que se estrellaban las propuestas de mayor gasto social, primero de Pablo Iglesias y después de Yolanda Díaz. Calviño tomaba el mando tras imponerse en la batalla contra el socio minoritario del Gobierno.

Tres meses después, ese análisis se ha demostrado equivocado. La semana que se cierra con la presentación de los Presupuestos y de la ley de vivienda ha dejado claro que el poder de Calviño es más teórico que real, que la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, le sigue ganando los pulsos, y que Sánchez la puentea cuando es necesario para garantizarse la estabilidad de su Gobierno negociando personalmente con Díaz de espaldas a Calviño.

Solo un día antes de que el presidente del Gobierno y la ministra de Trabajo firmaran el pacto para intervenir los precios de los alquileres y desatascar la presentación de los Presupuestos, Calviño aseguraba públicamente que no se iban a regular los arrendamientos porque, según dijo, aunque es «fundamental» que los ciudadanos tengan acceso a la vivienda, «esto no se resuelve solo con una medida o una ley». Su propuesta era un programa de vivienda pública y el aumentar las viviendas en alquiler.