La gestión del covid: el mayor fracaso sanitario de la historia del Reino Unido

juan francisco alonso LONDRES / E. ESPECIAL

ACTUALIDAD

ANDY RAIN

Un informe confirma que la lentitud de las autoridades para tomar medidas costó miles de vidas

13 oct 2021 . Actualizado a las 08:50 h.

La manera en la que el Gobierno de Boris Johnson respondió a la pandemia del covid-19, sobre todo en los primeros momentos, pasará a la historia como «el peor fallo» en materia sanitaria en la historia del Reino Unido. Así lo denunció el Parlamento británico en un duro informe, en el cual se confirma lo que ya era un rumor sotto voce, que la lentitud con la que las autoridades tomaron medidas como los confinamientos le costó la vida a miles de personas.

«Este enfoque lento y gradualista no fue inadvertido, ni reflejó demoras burocráticas o desacuerdos entre los ministros y sus asesores. Fue una política deliberada, propuesta por asesores científicos oficiales y adoptada por los gobiernos de todas las naciones del Reino Unido. Ahora está claro que esta fue la política equivocada y que condujo a un número inicial de muertos más alto del que habría resultado de una política temprana más contundente», se lee en el informe Coronavirus: lecciones aprendidas hasta la fecha, que las comisiones de Salud y de Ciencia de la Cámara de los Comunes publicaron este martes.

Con más de 160.000 fallecidos oficialmente, Reino Unido es el país de Europa occidental más golpeado por el covid-19 y uno de los diez en el mundo. En el informe, de 151 páginas de extensión y en cuya elaboración participaron dos exministros tories (Jeremy Hunt y Greg Clark), no solo se fustiga la demora del Gobierno a la hora de ordenar los confinamientos, sino, sobre todo, su incapacidad para poner en marcha un plan masivo de detección de la enfermedad. «Para un país con una experiencia de clase mundial en análisis de datos, enfrentar la mayor crisis de salud pública en 100 años sin prácticamente ningún dato fue un revés casi inimaginable», se cuestiona en el texto, para el cual fueron entrevistadas 50 personas, entre ellas el exministro de Salud, Matt Hancock, o el exasesor principal de Boris Johnson, Dominic Cummings.