Sánchez reafirma su liderazgo en un Congreso del PSOE sin divisiones

Francisco Balado Fontenla
Fran Balado VALENCIA | ENVIADO ESPECIAL

ACTUALIDAD

Rober Solsona | EUROPA PRESS

Los socialistas apuestan por la «desconcentración» y abolir la prostitución

16 oct 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Muy poco o nada tiene que ver el contexto bajo el que se celebra el 40 Congreso Federal del PSOE, que arrancó ayer en Valencia, con el celebrado hace cuatro años en Madrid. Entonces, los socialistas estaban sumidos en una disputa interna que se saldó con el triunfo de un Pedro Sánchez catapultado por las bases sobre la corriente oficialista. La cicatrización de las heridas se antojaba complicada, pero no existe mejor bálsamo que el poder, por lo que apenas quedan ya señales de división, y las únicas muestras de contestación llegan a cuentagotas y cada vez más suaves a cargo de Page y Lambán, presidentes de Castilla-La Mancha y Aragón. Sánchez también puso mucho de su parte para cerrar la herida con la remodelación que llevó a cabo en el Gobierno, encaminada hacia una reconciliación con el llamado viejo PSOE.

El Congreso concluirá el domingo con Sánchez refrendado como secretario general con una exhibición de fortaleza ante unos 5.000 afiliados. Pero el cónclave no va solo de mostrar músculo ante los adversarios políticos. Se trata del máximo órgano de decisión del partido, y de este fin de semana saldrán los integrantes de los tres órganos de dirección nacional: la Comisión Ejecutiva Federal, lo que comúnmente se conoce como la cúpula del partido; el Comité Federal, que es el máximo órgano entre congresos;, y el Comité de Ética y Garantías, encargado de arbitrar entre posibles conflictos internos. Y finalmente, del Congreso saldrá también el documento que fijará las bases de la acción política en los próximos años. Existen varios temas de debate, algunos ya casi históricos dentro del PSOE.

La «Desconcentración»

Instituciones. La «desconcentración» es una de las últimas grandes apuestas del presidente. Según recoge la ponencia marco, el documento base que este fin de semana se enriquecerá con las enmiendas, pretende desactivar «la amenaza del neocentralismo». En otras palabras, la voluntad de ubicar ciertas instituciones del Estado más allá de Madrid, una cuestión por la que la presidenta autonómica, Isabel Díaz Ayuso, acusó a Sánchez de querer «destrozar» su territorio.