Batet cede ante la presión del Supremo y abre la vía para retirar el escaño a Alberto Rodríguez

Miguel Ángel Alfonso MADRID / COLPISA

ACTUALIDAD

Alberto Rodríguez, exdiputado de Unidas Podemos, en una imagen de archivo.
Alberto Rodríguez, exdiputado de Unidas Podemos, en una imagen de archivo. Zipi | Efe

La presidenta del Congreso busca evitar un conflicto entre dos poderes del Estado y solicita al tribunal que aclare cómo debe ejecutar la sentencia

21 oct 2021 . Actualizado a las 20:53 h.

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, optó este jueves por el único camino que podía atajar el conflicto institucional que se estaba fraguando entre el Tribunal Supremo y el órgano que preside. Decidió reabrir la vía para retirar el escaño al diputado de Unidas Podemos Alberto Rodríguez, en contra de la decisión adoptada el martes por la Mesa de la Cámara Baja. Aunque antes, el órgano pedirá al alto tribunal que le aclare la sentencia tras una votación en la que PSOE y Unidas Podemos volvieron a imponer su mayoría por cinco votos a tres (dos del PP y uno de Vox en contra) y en la que Batet se abstuvo de participar.

No fue un arbitrio sencillo, en mitad de un debate marcado por la postura de los letrados del Congreso, que interpretaron en un informe que la sentencia de un mes y quince días de multa a Rodríguez con la accesoria de inhabilitación para el sufragio pasivo ya estaba cumplida por el pago de la multa que el parlamentario morado ya abonó.

En el otro lado, los magistrados del Supremo, «perplejos» por este escrito, al que tacharon de «reinterpretación» del fallo.

La balanza terminó por inclinarla un oficio remitido el miércoles a Batet por parte del presidente de la Sala Segunda (de lo Penal) del Supremo, Manuel Marchena, en la que solicitaba que la presidenta del Congreso le comunicara la fecha de inicio de la inhabilitación. Una manera de exigirle que se cumpliera con la sentencia.