La crisis de los microchips llega hasta la cocina: ya faltan electrodomésticos

Manoli Sío Dopeso
m. sío dopeso REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

BSH

Balay, Fagor o Samsung paran y las entregas se demoran hasta cuatro meses

26 oct 2021 . Actualizado a las 10:46 h.

La industria del automóvil es hasta ahora la más afectada por el desabastecimiento mundial de microchips. En función del modelo de coche deseado, las entregas ya superan los seis meses de demora y en el año largo que ya dura esta crisis se han dejado de fabricar en el mundo más de ocho millones de vehículos.

Pero los grandes productores de semiconductores, casi todos asiáticos, no dan abasto, y el desabastecimiento se extiende a todos los ámbitos, desde la telefonía a la electrónica de consumo (tabletas y videoconsolas) y llega ya hasta las cocinas, que empiezan a sufrir demoras en las entregas de electrodomésticos de entre dos y cuatro meses, porque los fabricantes también se están viendo obligados a parar.

Por ejemplo, el pasado mes de septiembre, la fábrica del grupo BSH Electrodomésticos ubicada en La Cartuja (Zaragoza) dejó de producir lavadoras durante dos semanas por la falta de piezas electrónicas. «El desabastecimiento de componentes está tensionando la cadena de suministro. Tratamos de minimizar el impacto en nuestras fábricas, pero lamentablemente en esta ocasión no ha sido posible continuar con la producción», explican fuentes del grupo, que incluye a la marca aragonesa Balay.