La nueva ley antitabaco ampliará la prohibición a espacios al aire libre

Paula Avendaño REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

PACO RODRÍGUEZ

La norma que prepara el Gobierno prohibirá fumar en terrazas, parques o estadios

29 abr 2022 . Actualizado a las 20:24 h.

En España está prohibido fumar en cualquier lugar al aire libre donde no se pueda guardar una distancia mínima de dos metros entre personas. Una restricción que llegó de forma temporal y a golpe de pandemia, pero que puede quedarse. Al menos en parte. El Ministerio de Sanidad trabaja desde hace meses en una nueva ley antitabaco que prohibirá su consumo en lugares públicos como parques, terrazas, paradas de autobús o estadios deportivos. No solo eso, terminar con la causa de muerte de cinco millones de personas al año en todo el mundo pasa también por subir los precios y no apartar la mirada de los cigarrillos electrónicos.

Todo esto lo dan por hecho varias entidades médicas y así lo comunicó el pasado 7 de octubre, la subdirectora de Salud Pública, Pilar Campos. Fue precisamente durante una ponencia en el Congreso de Prevención y Control de Tabaquismo. Campos anunció la necesidad de una nueva normativa en la que «ya trabajan» a nivel interno. De hecho, la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica ve inminente la presentación del primer borrador de la norma. Su presidente, el doctor Carlos Jiménez admite que la cosa va por buen camino: «Hemos hablado con el Ministerio en varias ocasiones sobre los aspectos que están valorando modificar, parece que a mediados de noviembre tendrán el primer avance que podrán compartir con nosotros», explica.

Ampliar los espacios sin humo a otros lugares públicos es una medida a la que ya se comprometió el anterior titular del ministerio, Salvador Illa, pero que para los expertos no es suficiente. «La regla debería ser no fumar en espacios donde haya gente, así de sencillo», sentencia Andrés Zamorano, presidente del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo. Un argumento que ya tiene ejemplo práctico. El pasado agosto, cuando España estaba a las puertas de la quinta ola de la pandemia, hasta siete comunidades ampliaron la prohibición de fumar en terrazas a todo tipo de circunstancias, incluso aunque entre los clientes hubiese la distancia recomendada. Una medida que para Zamorano «no ha tenido ningún impacto económico en la hostelería, que nosotros sepamos».