Pedro Sánchez encola la coalición con sus equilibrios

ACTUALIDAD

El presidente Pedro Sánchez, este lunes en la cumbre del clima en la ciudad escocesa de Glasgow
El presidente Pedro Sánchez, este lunes en la cumbre del clima en la ciudad escocesa de Glasgow PHIL NOBLE

El presidente sofoca la crisis con Díaz, se asegura los Presupuestos y acabar la legislatura, pero encara una recuperación más lenta y una subida récord de la inflación

02 nov 2021 . Actualizado a las 09:53 h.

En solo unos días Pedro Sánchez ha sofocado, de momento, la crisis en la coalición de gobierno, debida a las diferencias entre Nadia Calviño y Yolanda Díaz sobre la contrarreforma laboral; y salvado el primer trámite para la aprobación de los Presupuestos, lo que le aseguraría terminar la legislatura. Al mismo tiempo, algunos indicadores económicos suponen un serio revés para el presidente: recuperación más lenta de la prevista e inflación disparada, con aumentos récord de los precios de la electricidad y los combustibles. Aunque las buenas cifras de desempleo son la otra cara de la moneda. En este contexto, el presidente sigue haciendo equilibrios para contentar a unos y otros: a las dos vicepresidentas, a Bruselas y a sus socios, PNV y ERC. Los politólogos consultados analizan el escenario político. 

CRISIS DE GOBIERNO

Tensiones habituales en una coalición. Verónica Fumanal no cree que el choque entre Calviño y Díaz «sea una crisis propiamente dicha, sino las tensiones habituales propias de los gobiernos de coalición». Y señala que «no debemos olvidar que se trata de dos partidos que comparten electorados, y existen tensiones por ver quién capitaliza una propuesta tan importante como la reforma de la reforma laboral de Mariano Rajoy». «Podría afectar a la percepción de la estabilidad del Gobierno si continuara en el tiempo, sin embargo la negativa del PNV y ERC a presentar una enmienda a la totalidad a los Presupuestos garantiza la mayoría parlamentaria del Gobierno y, por lo tanto, su solidez hasta final de legislatura», concluye. 

¿Riesgo de ruptura?

Atado a los pactos y con presión de Bruselas. Para Carlos Barrera, el conflicto tiene «un alto componente simbólico», porque enfrenta al «ala moderada del Gobierno, liderada por Calviño, y la radical, encabezada por Díaz». En su opinión, «el PSOE está de algún modo atado por sus promesas y acuerdos con sus socios de investidura y de gobierno acerca de la derogación, o de la realización de cambios sustanciales, en la reforma laboral del PP». Al mismo tiempo, «y en dirección contraria, está la presión de Bruselas para que afecte lo menos posible al statu quo». «No parece que vaya a suponer una ruptura del Gobierno de coalición, porque no conviene a ninguno de los dos socios dejar una autopista al PP en unas hipotéticas elecciones anticipadas; se llegará seguramente a algún tipo de acuerdo que cada uno pueda vender de puertas adentro», pronostica.