La renovación del Constitucional rompe la disciplina de voto de PSOE y Podemos

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ACTUALIDAD

Imagen del pleno del Congreso en el que se han aprobado las candidaturas para el Tribunal Constitucional, el Tribunal de Cuentas y el Defensor del Pueblo
Imagen del pleno del Congreso en el que se han aprobado las candidaturas para el Tribunal Constitucional, el Tribunal de Cuentas y el Defensor del Pueblo MARISCAL

Diez diputados de la coalición incumplieron la orden de apoyar al candidato Enrique Arnaldo, propuesto por los populares

12 nov 2021 . Actualizado a las 08:46 h.

PSOE, PP y Unidas Podemos sacaron adelante este jueves en el Congreso la designación como magistrados del Tribunal Constitucional de los cuatro aspirantes propuestos por socialistas y populares. Pero diez diputados de los dos partidos de izquierda rompieron la disciplina de voto y no respaldaron la candidatura de Enrique Arnaldo, promovido por el PP, y algunos de ellos rechazaron también a Concepción Espejel, la otra propuesta de los populares. Los aspirantes necesitaban el respaldo de tres quintos de la cámara (210 votos). Arnaldo obtuvo 232, mientras que Espejel alcanzó 237. Inmaculada Montalbán y Ramón Sáez, propuestos por el PSOE y Unidas Podemos, tuvieron 240. De haber sumado el respaldo de todos los diputados del PSOE, PP y Unidas Podemos, los cuatro aspirantes deberían haber alcanzado 242, ya que el exdiputado del partido morado Alberto Rodríguez no ha sido sustituido. Hubo en total 249 votos, de los cuales ocho fueron en blanco y uno nulo. El exministro de Transportes José Luis Ábalos dijo que voto en blanco por error.

El diputado socialista Odón Elorza reconoció públicamente que no apoyó a Arnaldo, por lo que el PSOE abrirá un expediente para estudiar el caso. Antes de la votación, dos diputadas de Unidas Podemos, Gloria Elizo y Meri Pita, ya se habían pronunciado en contra de Arnaldo. 

Boicot del resto de grupos

Aunque la votación era telemática y secreta, los diputados del PSOE emitieron su voto sabiendo que la dirección del grupo socialista iba a conocer el sentido de su sufragio, ya que todos los parlamentarios de este grupo deben rellenar un documento junto comunicando qué es lo que han votado.