Libia recibe el apoyo internacional para unas elecciones que pongan fin al caos

La Voz AGENCIAS

ACTUALIDAD

Macron recibe a Kamala Harris en la conferencia sobre libia en Paris.
Macron recibe a Kamala Harris en la conferencia sobre libia en Paris.

La conferencia de París amenaza con sanciones a quien boicotee los comicios

13 nov 2021 . Actualizado a las 11:02 h.

A un mes y medio de las elecciones presidenciales y legislativas libias, el presidente francés, Emmanuel Macron, fue el anfitrión este viernes de la tercera reunión internacional para intentar que los esperados comicios en el inestable país norteafricano tengan finalmente lugar. La conferencia sobre Libia concluyó con un llamamiento a la integridad nacional del país y a la consecución de la hoja de ruta para pasar página a años de guerra y división tras la caída de Moamar el Gadafi. Y también con la advertencia de que se impondrán sanciones a «las personas o entidades» que intente «obstruir, minar, manipular o falsificar» la cita electoral del 24 de diciembre.

La reunión de París contó con una amplísima representación internacional reflejada en la presencia de trece jefes de Estado y de Gobierno, entre ellos Pedro Sánchez, y altos cargos de varios países, como la vicepresidenta estadounidense Kamala Harris, y organizaciones como la ONU, la Unión Africana, la Unión Europea o la Liga Árabe

Todos han intentado dar un espaldarazo a los líderes libios, representados en el presidente del Consejo de Libia, Mohamed Menfi, y el primer ministro del Gobierno de unidad nacional, Mohamed Dbeibé, para garantizar la estabilidad del país tras los comicios del 24 de diciembre. Menfi y Dbeibé representan la división institucional que ha marcado la historia de Libia durante la última década, y traducida en una guerra civil entre un Gobierno en Trípoli, reconocido por la comunidad internacional, y unas autoridades paralelas en el este del país, comandadas por el señor de la guerra Jalifa Haftar, con los vectores que acompañan a un conflicto de estas características: alianzas internacionales, presencia de mercenarios y la constante llegada de armas al país norteafricano.