Dos años después de la batalla electoral del 10-N Pablo Casado no consigue afianzar su liderazgo

JAVIER A. LOMO MADRID | COLPISA

ACTUALIDAD

Pablo Casado, en una imagen de archivo
Pablo Casado, en una imagen de archivo David Mudarra | Europa Press

Dos de los cinco actores principales, Rivera e Iglesias, han salido de la escena por la puerta de atrás y han dejado dos partidos en crisis. Abascal se ha reforzado y aspira a ser el socio imprescindible de un Casado, que teme quedarse sin gasolina para llegar a las urnas dentro de dos años

14 nov 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Dos años después de las elecciones que posibilitaron el primer Gobierno de coalición de la reciente historia democrática son muchos los cambios que se han producido en la escena política. Las encuestas vaticinan que el PP, el principal partido de la oposición, será el vencedor en las próximas generales. Pero su líder, Pablo Casado, no ha sido capaz en estos 24 meses de consolidar un liderazgo puesto en duda tanto dentro como fuera del partido.

En el 10-N consiguió mejorar los 66 diputados que había cosechado en los comicios de abril de 2019. No era difícil, era el peor resultado electoral jamás cosechado por los populares. Pero los cambios de postura respecto al Gobierno de Pedro Sánchez o Vox, su principal competidor en el espectro ideológico de la derecha, han alimentado la imagen de un liderazgo gaseoso. Pero lo peor puede estar por llegar. La disputa descarnada entre la dirección nacional y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz-Ayuso, por el liderazgo del partido en la región amenaza con privar al dirigente popular de la posición privilegiada que hasta ahora ocupa en las encuestas.

Vox fue el partido más beneficiado tras la repetición electoral del 10-N, que le aupó hasta ser la tercera fuerza en el Congreso con 52 escaños. Una atalaya que le ha legitimado para presentar numerosos recursos de inconstitucionalidad contra la acción del Gobierno y liderar así la batalla política en los tribunales contra Pedro Sánchez y su Ejecutivo. En total, más de veinte en esta legislatura, entre ellos, los presentados contra los estados de alarma, que se han saldado con severas derrotas para el Gobierno.