El Gobierno pacta con los sindicatos una subida de cuotas durante diez años

G. Lemos REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

Ricardo Rubio

El recargo se aplicará a partir del 2023 y supondrá un alza media de 12 euros al mes: diez a cargo de la empresa y dos que se decontarán al trabajador

16 nov 2021 . Actualizado a las 08:40 h.

A diferencia de lo que ocurrió con los expedientes de regulación temporal de empleo y todas sus prórrogas, el Gobierno no podrá repetir la foto del acuerdo con los agentes sociales para aprobar el nuevo mecanismo de equidad intergeneracional (MEI) que busca garantizar la sostenibilidad del sistema de pensiones ahora que se acerca la jubilación de la generación más numerosa, la del baby boom. Las patronales CEOE y Cepyme rechazaron la última propuesta del ministro de la Seguridad Social, José Luis Escrivá, para subir las cotizaciones sociales y usar esos recursos extras para rellenar la esquilmada hucha de las pensiones.

Consideran los empresarios que imponer nuevas cargas a las compañías podría enfriar la recuperación económica y frenar la creación de empleo, que «es la principal garantía de sostenimiento del sistema de pensiones». Pero es que además entienden que la propuesta del Ejecutivo «es insuficiente, no garantiza el equilibrio del sistema y necesitará medidas adicionales en el futuro para asegurar su sostenibilidad». Además, recuerdan que «tiene poco de intergeneracional», ya que todos los esfuerzos se cargan sobre los trabajadores, los actuales y sobre todo los futuros, mientras que no se pide ningún ajuste a los pensionistas.

El no de la CEOE despejó el camino para que el Gobierno cerrase un acuerdo en solitario con los sindicatos, como ya hizo en la última subida del salario mínimo interprofesional. De hecho, las centrales estaban de acuerdo en la subida temporal de cuotas que proponía el ministro Escrivá, y su único pero pasaba por minimizar la carga para el trabajador y que fuesen las empresas las que asumieran el grueso del gasto extra. De hecho, en el acuerdo final, que se introducirá como enmienda en la ley de reforma de las pensiones que se tramita en el Congreso, la Seguridad Social endosa a las compañías más del 80 % del recargo en las cotizaciones, que será de seis décimas al mes (cinco a cargo de la empresa y una que aportará el empleado) y estará en vigor durante diez años, entre el 2023 y el 2032. El Gobierno vuelve así a su idea inicial, aunque en el último borrador presentado a los agentes sociales, que fue el que provocó el rechazo de la patronal, abogaba por aplicar el incremento durante 13 años, aunque con porcentajes más bajos en los primeros años.