Cómo mueren las instituciones mundiales

ana palacio

ACTUALIDAD

María Pedreda

Pese a las críticas, siguen siendo la mejor forma de solucionar desafíos complejos

29 nov 2021 . Actualizado a las 09:42 h.

El conjunto de instituciones creadas tras la Segunda Guerra Mundial vienen sustentando el orden internacional. Cuestionadas, estas entidades han demostrado ser altamente resilientes, lo que no significa que sean invulnerables. Su efectividad puede erosionarse gradualmente, en especial, cuando se las utiliza como instrumentos geopolíticos en pugnas que se ubican más allá de su ámbito de actuación.

La investigación académica ha escudriñado hasta la saciedad los factores que fomentan la robustez institucional, y aquellos que inciden en el fracaso institucional. Un mensaje clave —que mi propia experiencia en el Banco Mundial y en la UE confirma— es que las instituciones prosperan cuando hay confianza. No sorprende entonces que el entramado del orden internacional esté en riesgo.

La Administración de Trump puso de relieve el déficit de confianza institucional. En apenas cuatro años, Trump redujo sustancialmente la financiación americana a varias agencias de Naciones Unidas, se desvinculó de diferentes acuerdos multilaterales, paralizó la Organización Mundial de Comercio y retiró a Estados Unidos de la Organización Mundial de la Salud.