La mitad de la factura de la luz no es luz

f. fernández REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

PACO RODRÍGUEZ

Impuestos y costes regulados del sistema eléctrico se comen el 50 % de lo que se paga en el recibo, pese al fuerte recorte aplicado por el Gobierno

18 dic 2021 . Actualizado a las 13:13 h.

Lo que está ocurriendo en el mercado mayorista de electricidad es inédito. Sus cotizaciones diarias de récord no respetan ni siquiera los fines de semana, cuando, tradicionalmente, se enfriaban por el descenso de la demanda. Sin embargo, este sábado alcanzarán su segunda mayor marca diaria de la historia: 306,33 euros el megavatio hora. Y todo por culpa del gas natural y de un sistema marginalista de fijación de precios al por mayor que propicia que las tecnologías más caras (los ciclos combinados de gas) sean las que marquen el ritmo de las cotizaciones de la electricidad en el mercado. Mientras esas centrales sean necesarias para atender las necesidades de consumo eléctrico, los precios seguirán así de disparados. De poco servirá que la energía eólica se haya convertido este año en la primera fuente de generación del país, tras superar a la nuclear, según confirmó hace unos días Red Eléctrica.

El Gobierno español, junto a otros europeos como el francés, intentan que la Comisión Europea suspenda ese sistema marginalista para eliminar esa forma de casar los precios eléctricos finales y que se tenga en cuenta el coste de generación de cada tecnología. De momento, se han dado de bruces con el no es no.

Así las cosas, el coste del kilovatio hora consumido por los hogares españoles con contrato en el mercado regulado se ha encarecido un 30 % solo en el último mes, al superar ya los 0,40 euros, frente a los 0,35 de mediados de noviembre. Estas cifras no incluyen impuestos ni tampoco el término de potencia de la factura, que está llena de impuestos y de costes regulados. De hecho, la mitad de lo que se paga en la factura de la luz no es luz. Son losas fiscales de todo tipo con las que los sucesivos Gobiernos recaudan dinero para sufragar decisiones de política energética.