James Gorman, CEO de Morgan Stanley, un antiteletrabajo arrepentido

ACTUALIDAD

ABRALDES

«Si quieres que te paguen un salario de Nueva York, trabajas en Nueva York. Nada de estar en Colorado y cobrar como si vivieras en Nueva York», llegó a decir en la pandemia, pero con la llegada de la variante ómicron ahora ha reconocido que «estaba equivocado»

26 dic 2021 . Actualizado a las 13:35 h.

Es uno de esos directivos a los que lo del teletrabajo le provoca sarpullidos. Por mucha pandemia que haya. Eso de que los empleados se queden en casa haciendo sabe Dios qué cuando lo que tienen que hacer es trabajar, como que no le convence. «Si puedes ir a un restaurante en la ciudad de Nueva York, puedes ir a la oficina a trabajar, y te queremos en la oficina», reflexionaba en público allá por junio. Confiaba entonces en que a principios de septiembre, cuando Estados Unidos celebra su particular Día del Trabajo, el grueso de sus trabajadores estuvieran de vuelta en la sede la compañía. Que se acabaría eso de teletrabajar desde Florida o Colorado y seguir cobrando sueldos propios de la Gran Manzana. «Si quieres que te paguen un salario de Nueva York, trabajas en Nueva York. Nada de estar en Colorado y cobrar como si vivieras en Nueva York. Lo siento. Eso no funciona», advirtió. «No os equivoquéis. Hacemos nuestro trabajo en las oficinas. Ahí es donde nuestros becarios aprenden y así es como formamos a la gente», añadió. Lo dijo durante la conferencia anual de la firma. Y hasta llegó a soltarles que, en caso contrario, habría penalizaciones. Recortes de salarios, para entendernos.

Pero hete aquí que la pandemia es como es. No respeta a nadie. Y mucho menos los deseos de un directivo, por muy directivo que sea. Y ahora James Gorman (Melbourne, 1958), el consejero delegado de Morgan Stanley —uno de los bancos de inversión más poderosos del mundo —, que es de quien hablamos hoy, ha tenido que tragarse aquel discurso y dar marcha atrás. «Estaba equivocado», ha admitido. Y eso, cuando la mayoría de los empleados de la firma ya han vuelto a sus mesas en el 1585 de Broadway. Y es que ómicron es mucha ómicron. «Todos seguimos buscando el camino, y de repente llega la variante ómicron. Quién sabe si tendremos pi, theta y épsilon, y puede que hasta nos quedemos sin letras del alfabeto. El virus sigue siendo un problema», reflexionaba hace unos días en una entrevista en la CNBC.

Puede que Gorman lo sepa todo de los mercados, eso nadie lo duda a la vista de los resultados cosechados por la firma desde que la dirige, pero está claro que la pandemia le ha venido grande. Mucho. Como a casi todos, por no decir todos. Nacido en Australia, pero estadounidense de pies a cabeza (tiene doble nacionalidad), Gorman llegó a lo más alto de Morgan Stanley hace ya casi 11 años. Diez años antes de eso era nuevo en Wall Street. Y un poco raro, todo hay que decirlo. Ni procedía de la banca de inversión, ni había sido bróker. Cosa extraña en la meca del capitalismo. Era abogado.