La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, da positivo por covid y no podrá presidir este martes el pleno que aprobará los Presupuestos

La Voz REDACCIÓN

ACTUALIDAD

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, en una imagen de archivo.
La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, en una imagen de archivo. Javier Lizón | Efe

El PP y ERC volverán a apoyar en la Cámara Baja la enmienda aprobada en el Senado para proteger proteger las «lenguas regionales o minoritarias»

27 dic 2021 . Actualizado a las 19:52 h.

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, no podrá presidir este martes la última sesión plenaria del año en el Congreso, en la que saldrán adelante definitivamente los Presupuestos Generales del Estado para el 2022, tras haber dado positivo por coronavirus. La dirigente socialista «se encuentra bien y confinada en su casa», según fuentes de la Cámara. En su lugar, ocupará la presidencia durante la sesión el vicepresidente primero del Congreso, Alfonso Rodríguez de Celis. La previsión es que el pleno sea corto y con una presencia muy limitada de diputados, que votarán en gran parte de forma telemática ante la expansión de los contagios por covid-19, que han hecho que numerosos parlamentarios sean positivo o estén aislados por haber sido contactos directos de contagiados.

En donde no se esperan novedades ni sorpresas es en el resultado final de la votación, tras la cual quedarán previsiblemente aprobadas las cuentas públicas que entrarán en vigor el 1 de enero. La enmienda presentada en el Senado por Compromís, tradicional aliado del Gobierno de coalición, para incorporar en los Presupuestos una partida de 1,6 millones de euros para promocionar y proteger las lenguas cooficiales y minoritarias que se hablan en España, y que fue aprobada por sorpresa gracias al respaldo del PP, impidió que los Presupuestos quedaran aprobados en la Cámara Alta el 21 de diciembre, como estaba previsto, y tuvieran que regresar al Congreso.

El PP apoyará la enmienda

Ese contratiempo hizo que el anuncio del pacto para la reforma laboral se produjera antes de la aprobación de las cuentas públicas, trastocando el calendario diseñado por el Gobierno. La enmienda de Compromís podría salir adelante después de que el PP y ERC ratificaran este lunes que la volverán a apoyar en el Congreso y de que la propia ministra de Hacienda, María Jesús Montero, dijera que no hay «inconveniente» en aprobarla.