El Gobierno distingue con la Gran Cruz de Carlos III a exministros como Pablo Iglesias, Ábalos y Màxim Huerta

La Voz REDACCIÓN | EUROPA PRESS

ACTUALIDAD

Se trata de la más alta distinción honorífica entre las Órdenes civiles españolas y tiene por objeto «recompensar a los ciudadanos que con sus esfuerzos, iniciativas y trabajos hayan prestado servicios eminentes y extraordinarios a la Nación»

29 dic 2021 . Actualizado a las 11:08 h.

El Consejo de Ministros aprobó este martes conceder la Gran Cruz de la Real y Distinguida Orden Española de Carlos III a 23 exministros del Gobierno de España, entre los que se encuentran el exvicepresidente segundo y exlíder de Podemos, Pablo Iglesias, el exministro de Transportes, José Luis Ábalos, y el extitular de Cultura y Deporte Màxim Huerta, que duró en el cargo apenas una semana.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

El Ejecutivo también ha condecorado a exministros del Partido Popular durante los Gobiernos de Mariano Rajoy, como José Manuel García-Margallo, Alberto Ruiz-Gallardón, Pedro Morenés, José Ignacio Wert, José Manuel Soria, Luis de Guindos y Alfonso Alonso.

En esta línea, se ha distinguido a la actual Fiscal General del Estado y exministra de Justicia, Dolores Delgado, y a su sucesor, Juan Carlos Campo; a la extitular de Educación y Formación Profesional Isabel Celaá; a quien fuera responsable de la cartera de Trabajo Magdalena Valerio; a la actual presidenta del Congreso, Meritxell Batet; a las exministras de Sanidad Carmen Montón y María Luis Carcedo; al de Ciencia e Innovación Pedro Duque, y a los exministros de Cultura y Deporte José Guirao y José Manuel Rodríguez Uribes.

Cierra la lista de condecorados la exministra de Asuntos Exteriores Arancha González Laya; el extitular de Sanidad y primer secretario del PSC, Salvador Illa; y Manuel Castells, que recientemente dejó el departamento de Universidades.

La Real y Distinguida Orden Española de Carlos III es la más alta distinción honorífica entre las Órdenes civiles españolas y tiene por objeto «recompensar a los ciudadanos que con sus esfuerzos, iniciativas y trabajos hayan prestado servicios eminentes y extraordinarios a la Nación», según explica su propio reglamento.

Instituida porCarlos III en 1771 con el fin de condecorar a individuos beneméritos, «el lema del que la dotó su fundador desde su creación, Virtuti et merito, es el mejor indicativo de la finalidad de la Orden, pues serían las virtudes personales y el mérito alcanzado en el servicio a la Corona las prendas personales que debían acompañar a quienes fueran agraciados con tan Distinguida Orden», explica el texto publicado ayer en el BOE. 

Consta de cinco grados -Collar, Gran Cruz, Encomienda de Número, Encomienda y Cruz- y, en este caso, el Gobierno ha premiado a los exministros como culminación de sus relevantes servicios al Estado.