La metamorfosis de Cristina Pedroche la revalida como la estrella total de la Nochevieja

Javier Becerra
Javier Becerra REDACCIÓN

ACTUALIDAD

Alberto Chicote y Cristina Pedroche con la cabeza rapada y su vestido de fantasía
Alberto Chicote y Cristina Pedroche con la cabeza rapada y su vestido de fantasía .

Rompió los esquemas luciendo en Antena 3 como una luciérnaga con la cabeza rapada

01 ene 2022 . Actualizado a las 18:39 h.

Para explicar ese, para muchos, inexplicable fenómeno catódico llamado Cristina Pedroche se solía apelar a las bajas pasiones de la carne. Los estilismos atrevidos y su picardía a la hora de mostrarlos parecían ser la fuerza motriz del brillo de una estrella que lleva ya ocho años de protagonismo en el cambio de año televisivo. Pero cuando todo el mundo esperaba el más difícil todavía —máxime después de las imágenes que lució el año pasado en pleno temporal Filomena desnuda en la nieve— el viernes se asomó en Antena 3 de un modo mucho más sorprendente de lo habitual. Tras una capa alada de fantasía se escondía un diseño del desaparecido Manuel Piña inspirado en la metamorfosis de los insectos y reptiles, «pero sobre todo en su renacer tras abandonar su antigua piel», señala Pedroche en un comunicado.

El vestido, que abandonó por una noche su vitrina en el museo dedicado a Piña ubicado en Ciudad Real, se creó hace 30 años. Se trata un diseño transparente, confeccionado en tafetán calado iridiscente, con acabados metálicos y dos aros que aportan volumen geométrico imitando el caparazón de una luciérnaga. Toda esa parafernalia chocaba directamente con la estética del pasado. Tapaba mucho más de lo que se enseñaba y jugaba con lo onírico en lugar de lo sexi. Acompañado de un Alberto Chicote en modo figurín y tupé de fiesta volvió a abrir bocas y arquear cercas en cuando se quitó la capa. Pero, más aún, al despojarse del casco que completaba el conjunto y mostrarse en la retransmisión con la cabeza totalmente rapada.

¿Qué ha pasado aquí? «Quizás una metáfora del momento que se está viviendo, en su necesidad de reinventarse de nuevo», señalaba a Efe Josie, director creativo de este modelo y los siete anteriores que ha lucido Cristina Pedroche. La solución llegará en las campanas del próximo año donde, que nadie lo dude, la presentadora volverá a reinar. Donde no hubo sobresaltos estéticos fue en La 1. Con la ya sabida baja de Ana Obregón —la única con opciones reales de eclipsar a Pedroche—, Anne Igartiburu jugó sobre seguro con la firma de Lorenzo Caprile, el color rojo y la novedad de ir con pantalón, en lugar de vestido. La acompañó el presentador Jacob Petrus.