La clase media en España se desvanece y las desigualdades se cronifican

Cristina Porteiro
c. porteiro REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

ALBERTO LÓPEZ

Expertos avalan subir los impuestos a la riqueza por su elevada concentración

13 ene 2022 . Actualizado a las 08:45 h.

El ascensor social en España se ha averiado. Ya no sube. Solo baja. Eso sí, muchos españoles todavía no han percibido la caída y siguen inmersos en el sueño de pertenecer a la otrora poderosa clase media: «La gente pobre se sitúa más arriba y la rica más abajo de lo que realmente está», explica Olga Cantó, economista de la Universidad de Alcalá, coautora junto a Luis Ayala, del informe Radiografía de medio siglo de desigualdad en España. Si en su hogar conviven dos adultos y dos niños y entran al mes en casa entre 2.000 y 2.300 euros mensuales, forman parte de la esquilmada clase media-baja española, que sangra desde la última crisis financiera: «Entre el 2010 y el 2014 se sufrió un shock nunca visto en 40 años. Se deslizó una parte muy importante de la clase media-baja hacia la clase baja», asegura Cantó. Y desde entonces, no han sido capaces de volver a subir, con el riesgo que eso conlleva para el desarrollo económico del país y su estabilidad: «Está mal tener pocos ingresos, pero además perderlos genera enfado social», sostiene. El caso de España es paradigmático. No hay otro país donde la distancia entre los más ricos y los más pobres se haya agrandado más desde el 2008. Fue un golpe tan corrosivo que recortó la renta de la mitad de la población, algo nunca visto.

A consecuencia de ello, hoy el 32 % de la población española forma parte del grupo de rentas bajas, frente al 58,5 % de rentas medias y el 9,5 % de rentas altas. El país es el sexto más desigual de la Unión Europea, según Eurostat. Y esto se debe a que, a diferencia de países como Francia o Dinamarca, hay un mayor porcentaje de gente empobrecida. Muchos hogares modestos, que son los que funcionan como instrumento de cohesión social, han caído de escalafón. «De los países de mayor renta, solo en Estados Unidos las rentas medias tienen un peso inferior», indica el informe.

Este desequilibrio puede ser un problema porque, como indica Cantó «las clases medias son las que sustentan el Estado del bienestar» con sus impuestos. Las señales son preocupantes: «Desde el 2010, la pobreza se ha vuelto más crónica. En los últimos 15 años se ha duplicado el porcentaje de niños en hogares sin empleo», reza el documento. Y eso que todavía está por cuantificar el impacto de la pandemia, aunque la Comisión Europea sitúa a España como el país de la Unión donde más habría aumentado la desigualdad.