El Poder Judicial rechaza el informe que avalaba la ley de Vivienda del Gobierno

Ramón Gorriarán MADRID / COLPISA

ACTUALIDAD

CAPOTILLO

Rechaza el dictamen de un vocal progresista por su «sesgo ideológico» y frena el plan de Sánchez para apobar el proyecto la próxima semana

14 ene 2022 . Actualizado a las 19:21 h.

El Consejo General del Poder Judicial propinó hoy un inesperado revés al Gobierno al rechazar el informe que avalaba su anteproyecto de ley de Vivienda. La mayoría conservadora del gobierno de los jueces por quince votos a seis desestimó el dictamen elaborado por el vocal y exdiputado del PSOE, Álvaro Cuesta, con el argumento, entre otros, de su «sesgo ideológico» y su escasa «solvencia técnica». El portazo aplaza los planes de Pedro Sánchez de aprobar el proyecto en el Consejo de Ministros del próximo martes.

La ley de Vivienda está condenada a ser un dolor de cabeza para el Gobierno. Ha generado discusiones, a veces desabridas, en el Consejo de Ministros, ha llevado al límite la armonía en la coalición gubernamental, ha provocado un sinfín de reuniones, y ahora que parecía encarrilada en un texto ha llegado el Consejo del Poder Judicial para dar un revolcón al proyecto. El vocal Enrique Lucas, de la factoría el PNV, enmendó de la cruz a la raya el informe de Cuesta por otorgar al Estado competencias sobre vivienda que la Constitución reserva en su artículo 148.1 a las comunidades autónomas. Dicha disposición «no solo opera como fundamento de las competencias autonómicas, sino que, también, es un límite de las estatales», señala en su enmienda el vocal y exalto cargo del Gobierno vasco. Cuesta defendió en su análisis que «el Estado español tiene titulo competencial para legislar sobre la vivienda».

La posición autonomista de Lucas fue respaldada en bloque por el sector conservador del Consejo del Poder Judicial, con su presidente, Carlos Lesmes, a la cabeza. El pleno del gobierno de los jueces celebrado hoy, además de rechazar el documento de Cuesta, acordó designar al propio Lucas y a José Antonio Ballestero, vocal propuesto por el PP, como nuevos ponentes. Su dictamen se estudiará el próximo 27 de enero. A la vista de las posiciones expuestas hoy —se criticó el «sesgo ideológico» de las conclusiones de Cuesta y su escasa «solvencia técnica»— no sería de extrañar que el nuevo informe asestará un severo correctivo al proyecto gubernamental.