El Parlamento catalán paga sueldos de hasta 10.000 euros al mes a funcionarios sin trabajar

Cristian Reino MADRID / COLPISA

ACTUALIDAD

La presidenta del Parlamento catalán, Laura Borràs, en una imagen de archivo
La presidenta del Parlamento catalán, Laura Borràs, en una imagen de archivo Toni Albir | EFE

Hay hasta 21 trabajadores que se han acogido a un régimen especial contemplado por la Cámara que supone un gasto de 1,7 millones de euros al año

21 ene 2022 . Actualizado a las 11:30 h.

Hasta 10.000 euros al mes por no hacer nada. Ese el sueldo que dos exsecretarios generales del Parlamento catalán han cobrado en los últimos años en virtud de unas prerrogativas que tienen los funcionarios del Parlament catalán, que pueden acogerse a las llamadas licencias de edad. Una especie de prejubilaciones, que permiten a los mayores de 60 años cobrar un salario sin trabajar. Tienen derecho a esta paga los funcionarios de la Cámara catalana que lleven más de 15 años trabajando en el hemiciclo, tengan más de 60 años y estén durante cinco sin ejercer su empleo hasta llegar a la jubilación.

Hasta un total de 21 funcionarios se han acogido a este privilegio, que instauró en el 2008 el entonces presidente del Parlamento catalán, Ernest Benach, de ERC. La partida, que cuesta al presupuesto del hemiciclo autonómico 1,7 millones anuales está en vías de suprimirse, según ha asegurado este lunes la actual presidenta del Parlament, Laura Borràs. La dirigente nacionalista se ha hecho eco de la información publicada por el diario Ara y ha anunciado en TV3 que desde que asumió el cargo se puso a trabajar para corregir la «anomalía».

«La noticia debería ser que se ha trabajado para corregirlo y se ha conseguido. Desde que llegué a la presidencia del Parlament me puse manos a la obra, se corrigió el tema de los trienios cuando llegó la nueva secretaria general, y se pudo cerrar el año modificando el régimen de estos permisos de edad», ha afirmado. Los 21 funcionarios que se acogieron a este régimen especial podrán seguir cobrando sus sueldos hasta su jubilación, porque la nueva orden introducida no puede ser con efectos retroactivos, pero ya nadie podrá beneficiarse de estos privilegios a partir de ahora.