Boris Johnson multiplica la actividad del Gobierno para silenciar el Partygate

La Voz

ACTUALIDAD

El primer ministro británico, Boris Johnson, este lunes, trotando por el parque londinense de St. James junto a su perro Dilyn
El primer ministro británico, Boris Johnson, este lunes, trotando por el parque londinense de St. James junto a su perro Dilyn HANNAH MCKAY

Dentro de una batería de medidas populistas, el primer ministro británico propone usar a la Armada para frenar la llegada de inmigrantes a la costa inglesa

17 ene 2022 . Actualizado a las 18:46 h.

El primer ministro británico, Boris Johnson, intenta llenar con anuncios de medidas populares entre la facción derechista de su partido el vacío creado entre la cadena de revelaciones de la última semana sobre las fiestas en Downing Street y la próxima publicación de los resultados de la investigación interna al respecto. La oposición, mientras tanto, quiere mantener vivo en los titulares el desprestigio del líder conservador mientras espera a las conclusiones de las pesquisas que lleva a cabo la subsecretaria de la Oficina del Gabinete.

El Gobierno de Johnson multiplica así su actividad, o al menos la publicidad sobre su labor, con el objetivo de silenciar la controversia generada por el Partygate. El diario The Mirror publicó el domingo que Johnson acudió a otra fiesta en Downing Street durante el confinamiento, después de días de polémicas en torno a la asistencia del premier a otras reuniones sociales prohibidas en el marco de las restricciones por la pandemia.

Entre la lluvia de promesas y anuncios lanzados ahora por el Ejecutivo británico, según informa Colpisa, figura la congelación durante dos años de la licencia de 190 euros que financia a la BBC y que tienen que pagar todos los hogares en los que hay un aparato de televisión. En el 2027, se creará un nuevo sistema de financiación del ente público de radiotelevisión. Lo diseñará la ministra Nadine Dorris. Muy partidaria del brexit, se quejó en el 2018 de que la negociación del Gobierno con la Unión Europea dejaba al Reino Unido sin diputados europeos o sin derecho a tener asiento en la Comisión Europea