El efecto Garzón lastra a Unidas Podemos

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ACTUALIDAD

Pablo Casado y Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados, en una imagen de archivo.
Pablo Casado y Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados, en una imagen de archivo.

PSOE y PP suben en votos, Vox se mantiene estable y Ciudadanos se desploma, según el CIS

20 ene 2022 . Actualizado a las 20:57 h.

La apertura del nuevo ciclo electoral y las declaraciones del ministro de Consumo, Alberto Garzón, sobre la ganadería intensiva, benefician al PP y en menor medida al PSOE, dejan prácticamente igual a Vox, perjudican a Unidas Podemos y hunden definitivamente a Ciudadanos. Esa es la conclusión del barómetro del CIS correspondiente al mes de enero, que indica que el PSOE ganaría las elecciones generales con un 28,5 % de los votos, medio punto más que el dato registrado hace un mes, mientras que el PP sería segundo con un 21,5 %, lo que implica un crecimiento de siete décimas respecto a diciembre. La distancia entre ambos partidos baja dos décimas para situarse en 7 puntos. 

Vox frena su progresión

Yolanda Díaz no logra el despegue. Vox se afianza en la tercera plaza con un 14,7 %. Sube una décima, pero modera el ritmo de crecimiento de los últimos meses. Unidas Podemos ve frenada en seco su progresión y se deja seis décimas en solo un mes, pasando del 13,7 % que el CIS le atribuía en diciembre a un 13,1 %. La polémica abierta por el ministro Garzón detiene el repunte que estaba experimentando la formación morada gracias a la buena valoración de la vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz. El acuerdo alcanzado por el Gobierno con patronal y sindicatos para la reforma laboral, en el que la ministra ha sido principal protagonista, no logra taponar esa pérdida de apoyo en plena precampaña de las autonómicas en Castilla y León. 

Ciudadanos no tiene suelo

Pierde 1,9 puntos en un mes. El sondeo refleja además el declive imparable de Ciudadanos, que solo obtendría un 4 % de los votos, perdiendo 1,9 puntos en solo un mes. Ese fuerte desplome del partido naranja, que cogobernaba con el PP en Castilla y León hasta el adelanto de los comicios y que alcanza su peor registro desde las pasadas elecciones generales, da a entender que tendrá ya muy difícil recuperar niveles anteriores.