El Estado Islámico reaparece en Siria con un asalto a una cárcel en Hasaka, su mayor ofensiva desde el 2019

La Voz

ACTUALIDAD

Un soldado sirio monta guardia delante de un mural del Estado Islámico en la ciudad fronteriza de Yarábulus
Un soldado sirio monta guardia delante de un mural del Estado Islámico en la ciudad fronteriza de Yarábulus UMIT BEKTAS | REUTERS

El ataque recuerda el método empleado por el grupo terrorista en la operación Rompiendo los Muros antes de su despliegue relámpago en el 2014

26 ene 2022 . Actualizado a las 17:30 h.

El ataque lanzado la semana pasada por Estado Islámico contra una prisión en el nordeste de Siria con miles de presuntos miembros del grupo yihadista, que se ha saldado con más de 200 muertos, supone una muestra de sus crecientes capacidades tras su derrota militar en el 2019 y ha desatado las alarmas a nivel internacional, informa Europa Press.

El asalto contra la prisión de Ghueiran, situada en la provincia de Hasaka y bajo control de las autoridades kurdas, supone el ataque a mayor escala de los yihadistas desde que las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) tomaran en el 2019 Baghuz, su último bastión en el país árabe.

La derrota de Estado Islámico en Baghuz dio carpetazo al califato territorial declarado en el 2014 por el entonces líder del grupo, Abú Bakr al Baghdadi, después de que el Ejército de Irak lograra derrotar al grupo en diciembre del 2017 con apoyo de una coalición liderada por Estados Unidos y grupos paramilitares respaldados por Irán.