Sánchez le pide a Casado que el PP se abstenga para permitir que se apruebe la reforma laboral

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo BAreño MADRID / LA VOZ

ACTUALIDAD

la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, durante un coloquio después de su reunión de este miércoles en Barcelona con el secretario general de UGT de Cataluña, Camil Ros.
la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, durante un coloquio después de su reunión de este miércoles en Barcelona con el secretario general de UGT de Cataluña, Camil Ros. DAVID ZORRAKINO

El presidente del Gobierno no contempla otro escenario que no sea el de que el Congreso refrende el texto que se pactó con sindicatos y patronal

27 ene 2022 . Actualizado a las 11:22 h.

«No contemplamos otro escenario que la convalidación de este importante acuerdo». El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, confirmó este miércoles la posición de firmeza mostrada por el PSOE en torno a la reforma laboral. No habrá negociación con los socios de investidura y el texto que se someta a votación en el Congreso será el pactado con patronal y sindicatos, sin añadir ninguna modificación. Sánchez dio sin embargo un paso que no había dado hasta ahora. En su conversación telefónica de 25 minutos con el presidente del PP, Pablo Casado, pidió directamente al líder de la oposición que, si no está dispuesto a votar a favor, al menos haga que su partido se abstenga para permitir así que salga adelante la reforma que modifica una ley aprobada precisamente por un Gobierno del PP.

Optimismo de Sánchez

A pocos días de la votación del 3 de febrero en el Congreso, el Ejecutivo sigue sin tener amarrada, al menos públicamente, la mayoría para convalidar en el Parlamento el decreto aprobado por el Consejo de Ministros. A pesar de ello, Sánchez se mostró optimista respecto a la posibilidad de que el texto acabe aprobándose con una amplia mayoría en el Congreso. El líder socialista trató de presionar a sus socios de investidura, y también a la oposición, con el argumento de que no se trata de un acuerdo adoptado por el Gobierno en solitario, sino de un pacto que cuenta con el aval de los sindicatos y de los empresarios, al contrario de lo que sucedió con la anterior reforma. Este Ejecutivo, según dijo cumple con su deber al «reconstruir los consensos rotos» en España no solo en lo que afecta al mercado de trabajo, sino también en las pensiones.

La compleja suma alternativa

La petición de Sánchez a Casado no modifica sin embargo la situación, porque el PP se apresuró a aclarar que mantiene su decisión de votar en contra. «Con ese cambio en la normativa laboral no estamos de acuerdo», señaló la vicesecretaria sectorial del PP, Elvira Rodríguez. Los populares insisten en que su negativa no se debe exclusivamente a su deseo de poner en aprietos a Sánchez, sino a que este acuerdo no generará empleo «por mucho que lo haya firmado la patronal».