El Ibex se deja un 3,7 % en otro día aciago para la bolsa

La Voz

ACTUALIDAD

Altea Tejido | Efe

La Reserva Federal confirmó que subirá tipos tras la reunión que prevé celebrar a mediados de este mes

03 mar 2022 . Actualizado a las 20:36 h.

La tensión volvió a hacer mella este jueves en las bolsas europeas, dejando a su paso un reguero de pérdidas. La caída más abultada, la de la Bolsa española, que hasta ahora había resistido mejor la avalancha de ventas por la menor exposición de las grandes empresas del Ibex, su principal indicador, a Rusia. Esa resistencia se quebró ayer, dejando al mercado de valores patrio como el farolillo rojo del Viejo Continente: retrocedió un 3,72 %, el mayor recorte desde el estallido del conflicto, pero por debajo del 4,9 % que perdió con la aparición de ómicron. A punto estuvo de decir adiós a la cota de los 8.000 puntos.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

Entre los valores más castigados, algunos ligados al turismo como Meliá (perdió un 7,75 %). También Inditex (cayó un 6,95 %). El gigante gallego del textil, que ya ha echado el cierre a las casi 80 tiendas que tiene en Ucrania, se juega mucho en Rusia. Allí cuenta con 527 establecimientos. Es uno de sus principales mercados. La multinacional fundada por Amancio Ortega aún no ha concretado sus intenciones en territorio ruso, pero muchos inversores dan por sentado que seguirá los pasos de otros grandes de la moda como la sueca H&M o la española Mango, que ya han anunciado que bajan la persiana de sus tiendas.

Inditex cotiza ahora en el entorno de los 21 euros, niveles que no se veían desde octubre del 2020, con la pandemia golpeando sin piedad. Desde el viernes pasado, el gigante gallego ha perdido casi 10.000 millones de valor bursátil, tras caer casi un 13 %.

Mientras, la Bolsa de Londres cerraba con una caída del 2,58 % París se dejaba el 1,84 %; Fráncfort, un 2,16 %; y Milán, un 2,35 %.

Subida de tipos

Además de tener que asumir a marchas forzadas el brutal giro que la invasión de Ucrania imprime a la situación económica por el impacto de una energía desbocada, las sanciones impuestas a Moscú y el bloqueo a las relaciones comerciales, los inversores tienen que digerir ahora la subida de tipos anunciada por la Reserva Federal (banco central estadounidense). Su presidente, Jerome Powell, confirmó este miércoles que de la reunión que celebrará el organismo a mediados de este mes saldrá un precio del dinero más caro. «Con una inflación muy por encima del 2 %, creemos que es apropiado subir los tipos. Me inclino por proponer y apoyar un alza de 25 puntos básicos». La guerra no altera, pues, la hoja de ruta que se han trazado al otro lado del Atlántico para combatir la inflación. Aunque, eso sí, dijo Powell que estarán «vigilantes».

En las mesas de los analistas comienza a cundir el miedo a la temida estanflación: precios disparados y estancamiento económico. Ni en el seno del BCE descartan esa posibilidad.