Belarra sitúa al PSOE entre los «partidos de la guerra» y Sánchez advierte a Podemos de que él está en «el lado correcto de la historia»

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ACTUALIDAD

La ministra de Igualdad, Irene Montero, y la ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra
La ministra de Igualdad, Irene Montero, y la ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra Carlos Luján | E.P.

El partido morado eleva la presión e impulsa una alianza con el izquierdista francés Jean-Luc Mélenchon y el exlíder del laborismo británico Jeremy Corbyn en contra del envío de armas a Ucrania

06 mar 2022 . Actualizado a las 19:39 h.

En medio de una guerra en la que Vladimir Putin recrudece los ataques y la presión contra la población civil de Ucrania, el Gobierno sigue inmerso en un debate público en torno a la posición que debe mantener España en este conflicto. Lejos de amainar, la brecha entre los socios de coalición se agranda, hasta el punto de que el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, advirtió este domingo a sus socios de que él sabe distinguir cuál es «el lado correcto de la historia» y no se va a mover jamás de su posición. Mientras, en el otro lado, Podemos encuadra al PSOE entre los «partidos de la guerra» e impulsa alianzas internacionales para oponerse al envío de armas a Ucrania.

«Vienen tiempos duros. La guerra de Putin va a hacer todo más duro y más difícil», admitió Sánchez ante el comité federal del PSOE. Auguró que «la guerra será larga» y reconoció que la «agresión salvaje» del mandatario ruso trastoca las previsiones sobre la recuperación económica. Pero se mostró convencido de que «España y Europa saldrán reforzadas» porque se va a hacer todo lo posible para que «los ciudadanos, las empresas y nuestras industrias no se conviertan en rehenes del chantaje energético de Putin». Reprochó implícitamente a sus socios las críticas públicas, afirmando que en este momento es más necesario que nunca un Ejecutivo «estable». Sánchez enarboló su discurso más combativo contra el autócrata ruso, en el que personalizó todos los ataques. Y los barones socialistas dieron un respaldo unánime a su posición y a la decisión de enviar armas a la resistencia ucraniana.

«No ha faltado diplomacia»

El líder del PSOE está decidido a mantener con firmeza su postura a pesar de las presiones de sus socios de coalición, en las que no participa la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, que ha dado un respaldo nítido al jefe del Ejecutivo. Pese a que eludió referirse de forma directa a los ataques de Podemos, Sánchez envió un mensaje claro a quienes cuestionan la intervención activa de España y exigen que el Gobierno se limite a impulsar la vía diplomática para parar la guerra.