Boric inicia en Chile un eje de izquierda «antidictadores» en Latinoamérica

Héctor Estepa BOGOTÁ / E. LA VOZ

ACTUALIDAD

Gabriel Boric, acompañado de la futura ministra del Interior, tras asumir el cargo de presidente de Chile
Gabriel Boric, acompañado de la futura ministra del Interior, tras asumir el cargo de presidente de Chile Pablo Sanhueza | REUTERS

Asume la presidencia con la promesa de profundos cambios en el país

12 mar 2022 . Actualizado a las 09:54 h.

Un sonriente Sebastián Piñera sostenía ayer ante Gabriel Boric la estrella de cinco puntas del libertador Bernardo O' Higgins. Con ese traspaso del símbolo de poder en Chile se consumó el ascenso a la presidencia del político izquierdista, de solo 36 años, apenas tres meses después de ganar en las urnas. «Sepan que vamos a dar lo mejor de nosotros para estar a la altura del desafío que tenemos como país. Es difícil encontrar las palabras», dijo Boric tras colgarse la banda presidencial.

Su llegada al liderazgo del país andino supone la creación de un nuevo eje de izquierda en América Latina. En primer lugar, por la juventud de quienes la forman. El pleno del Gabinete tiene una media de edad de 49 años, pero el núcleo duro del Ejecutivo está formado por treintañeros.

Giorgio Jackson, secretario general de la presidencia, es de 1985. Izkia Siches, ministra del Interior, es del 86, como Boric, y la comunista Camila Vallejo, nueva portavoz, nació en el 88. Todos ellos surgieron para el gran público durante las protestas estudiantiles del 2009-2011 y ahora forman el núcleo duro de un Gobierno rupturista.