Sánchez trata de calmar el malestar en el PSOE por su giro sobre el Sáhara

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo BAreño MADRID / LA VOZ

ACTUALIDAD

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez,  conversa con los ministros de Agricultura, Luis Planas, y de Exteriores, José Manuel Albares, en el Congerso.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, conversa con los ministros de Agricultura, Luis Planas, y de Exteriores, José Manuel Albares, en el Congerso. EMILIO NARANJO

Ferraz promueve mociones de apoyo a los saharauis en ayuntamientos y parlamentos autonómicos. El presidente norteamericano Joe Biden saluda al jefe del Ejecutivo español tras la cumbre extraordinaria de la OTAN

26 mar 2022 . Actualizado a las 09:06 h.

La iniciativa personal del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de asumir la propuesta de autonomía para el Sáhara Occidental planteada por Marruecos no solo ha provocado el malestar de los socios de coalición de Unidas Podemos, que no fueron consultados, sino que ha generado también el desconcierto en las propias filas socialistas, algunos de cuyos diputados tienen dificultades para asumir el nuevo planteamiento. El PSOE ha sido históricamente un defensor del derecho de autodeterminación de los saharauis, habitantes de la antigua colonia española.

Hasta ahora, han sido pocas las voces en el partido que han cuestionado públicamente ese giro. Entre ellos están el diputado Odón Elorza, que ya se desmarcó otras veces de la disciplina de partido, como en la votación de los miembros del Tribunal Constitucional pactada entre PSOE y PP y, con menos vehemencia, también la presidenta de Baleares, Francina Armengol.

Para impedir que el debate crezca en el PSOE, la dirección nacional ha enviado un documento a todos los territorios para promover mociones y proposiciones no de ley en ayuntamientos y parlamentos autonómicos en respaldo del Sáhara Occidental. En el texto, se traslada la solidaridad y apoyo al pueblo saharaui. El PSOE se compromete a reforzar la cooperación y la acción humanitaria, e insta a trabajar en la búsqueda de una solución política «aceptable por ambas partes» que se sitúe dentro de las resoluciones de la ONU y que cumpla la legalidad internacional. El mensaje no menciona ni la autodeterminación del pueblo saharaui ni la carta enviada por Sánchez al rey de Marruecos.