Rajoy: «Con Feijoo el cambio no solo es posible, sino que está más cerca»

ACTUALIDAD

Rajoy, saludando a Ayuso
Rajoy, saludando a Ayuso Joaquin Corchero | Europa Press

El expresidente del Gobierno advierte al futuro líder del PP: «Alberto, te va a tocar salvar al país de la bancarrota»

01 abr 2022 . Actualizado a las 21:04 h.

Mariano Rajoy llegó al congreso del PP de Sevilla como se fue del partido hace cuatro años: con discreción. A su llegada, entre aplausos, agachó algo la cabeza, sonrió, y siguió adelante. Luego se metió en el plenario y desde un asiento en la primera fila aplaudió a todos los que intervinieron, desde Feijoo (a cuyo lado se sentó) hasta Ayuso o Aznar, a quien relevó en la presidencia del PP.

Hasta que le tocó intervenir a él. Subió con el público en pie, les correspondió desde el atril, escuchó como le llamaban «presidente, presidente», y montó un discurso que empezó liviano, con anécdotas, sin duda necesario tras el tono duro que había empleado minutos antes José María Aznar. «He disfrutado mucho de la política, me lo he pasado muy bien», reconoció nada más empezar. Rajoy recordó el paso atrás que dio en el PP tras la moción de censura, en el 2018. «Entonces os dije que me apartaba, pero no que me fuera a ir, estoy a disposición de todos, dispuesto a aportar lo que se me pida, muy dispuesto a estorbar lo menos posible», añadió.

Fue el más extenso de todos los dirigentes en hablar de Feijoo: «Le conozco muy bien, y desde hace mucho tiempo, no voy a decir los años», bromeó de nuevo. La primera vez, contó, fue en el Pazo de Raxoi en Santiago, cuando era vicepresidente de la Xunta. Feijoo entró en su despacho, recordó, a reclamarle algo: «Algo que no recuerdo, no me lo tengas en cuenta», le miró desde el atril. Y tras escucharle aquella vez, le quiso fichar. «Pero se me adelantó Romay, y acertó».