Un frío polar de récord congela Europa en plena primavera

ACTUALIDAD

Dispositivos en Francia para evitar los estragos de la helada en la agricultura y la viticultura
Dispositivos en Francia para evitar los estragos de la helada en la agricultura y la viticultura YOAN VALAT | EFE

Francia vivió la noche más fría en abril desde 1947 y Galicia registró una mínima de 9,5 grados bajo cero

04 abr 2022 . Actualizado a las 18:13 h.

Tal y como estaba previsto,  la irrupción de frío polar ha dejado temperaturas muy bajas para la época del año en todo el continente europeo. El anticiclón sobre el Reino Unido y la borrasca sobre el Mediterráneo han generado un pasillo por el cual se deslizó una masa de aire muy gélida de origen polar marítimo pero también polar continental. Así, durante las últimas horas se han registrado nevadas muy copiosas allí donde había humedad, como por ejemplo en Asturias y en los Pirineos. Y donde el cielo estaba despejado el aire seco y gélido ha generado un desplome impresionante de las temperaturas. En Galicia han sido especialmente bajas en toda la provincia de Ourense. La mínima descendió durante la pasada madrugada hasta los 9,5 grados bajo cero. Se trata de un valor muy atípico para comienzos de abril. La Aemet mantiene un aviso de color amarillo para esta próxima madrugada por mínimas que volverán a caer por debajo de los cinco grados negativos en el sur de la provincia ourensana. 

 

El frío polar ha sido generalizado en el continente. En Alemania se registraron récords de temperaturas mínimas y Francia vivió la noche más fría en un mes de abril al menos desde 1947 con heladas generalizadas en todo el interior del país que afectaron a zonas agrícolas sensibles como las principales regiones productoras de vino y fruta.

En muchas regiones vinícolas y frutícolas, los agricultores pusieron en marcha durante la noche los dispositivos para intentar evitar la helada de sus productos y que se repitiera la situación que se vivió el pasado año. Entonces, las heladas de abril después de un mes de marzo particularmente cálido causaron «la mayor catástrofe agrícola del siglo» en Francia, en palabras del ministro de Agricultura, Julien Denormandie.