Mientras el papa clama por un alto el fuego, el patriarca Kirill de Moscú justifica la invasión rusa

Cristina Cabrejas CIUDAD DEL VATICANO / EFE

ACTUALIDAD

El patriarca Kirill y el papa Francisco, en su encuentro en La Habana en el 2016
El patriarca Kirill y el papa Francisco, en su encuentro en La Habana en el 2016

El Vaticano y la Iglesia Ortodoxa planean una reunión entre ambos

14 abr 2022 . Actualizado a las 09:14 h.

Mientras que la diplomacia vaticana y el patriarcado ortodoxo ruso trabajan para cerrar una reunión del papa Francisco y el patriarca Kirill —que sigue justificando la invasión rusa de Ucrania— para mediados de junio, supuestamente en Jerusalén, algunos se preguntan los verdaderos motivos de esta reunión o incluso si es oportuna. El papa Francisco anunció durante su viaje de regreso de Malta que se estaba organizando una reunión con Kirill, máxima autoridad de la Iglesia ortodoxa rusa, en Oriente Medio y posteriormente fuentes de la Iglesia católica filtraron que se estaba estudiando la posibilidad de que el lugar fuera Jerusalén. Se celebraría después de la posible visita del 11 y 12 de junio al Líbano.

«Terreno neutral»

El encuentro entre el jefe de la Iglesia católica y el de la Iglesia ortodoxa rusa, nuevamente en «terreno neutral», sería el segundo tras la histórica reunión en Cuba el 12 de febrero del 2016, y tras dos conversaciones telefónicas, una sobre Siria y la última hace pocos días sobre la guerra en Ucrania. Pero las distancias entre ambos son ahora casi insalvables, con Francisco condenando la agresión rusa y Kirill inexorablemente al lado del presidente Vladimir Putin y justificando la guerra. Con Francisco, que en la misa del Domingo de Ramos pedía una tregua de Pascua para acabar con el «derramamiento de sangre», y Kirill, que el mismo día llamaba a la población a «abrazar el poder» para «demostrar solidaridad y rechazar a los enemigos externos e internos».

Entonces ¿qué sentido tiene este encuentro? ¿Le conviene al papa?, se preguntaban en un artículo en el diario Il Foglio. «Pero ¿de qué deberían hablar los dos líderes religiosos? Porque después de un mes y medio de guerra «sacrílega» e «inhumana» bendecida por el patriarca de Moscú, surge naturalmente la pregunta», añadían.