Francia se aferra al europeísmo de Macron

Luís Pousa Rodríguez
Luís Pousa REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

La UE celebra la reelección del presidente galo, que se impone a la ultraderechista Le Pen con un 58,54% de los votos

25 abr 2022 . Actualizado a las 17:37 h.

Durante dos semanas, desde que el pasado 10 de abril el liberal Emmanuel Macron y la ultraderechista Marine Le Pen pasaron a la segunda vuelta de las presidenciales francesas, Occidente había contenido la respiración. Los precedentes rupturistas del brexit y de Donald Trump hacían temer que lo imprevisible se hiciese realidad de nuevo en el corazón de Europa. Pero, en esta ocasión, el guion se ciñó a lo que auguraban las encuestas, y Macron fue reelegido este domingo presidente de Francia con un amplio margen del 58,54 % de los votos frente al 41,46 % de apoyos que sumó Le Pen. Con su reelección, pero sobre todo con la derrota en las urnas de la líder de la extrema derecha gala, un soplo de alivio recorrió esta noche Francia, la Unión Europea y la OTAN, que veían en la llegada al Elíseo de la dirigente ultra —con un amplio historial de coqueteos ideológicos y financieros con la Rusia de Vladimir Putin— una grave amenaza a la existencia misma de la UE y de la Alianza Atlántica en medio del desafío a las democracias occidentales que representa la invasión rusa de Ucrania.

Al pie de la Torre Eiffel

Dada la trascendencia del resultado, Macron y los suyos festejaron la victoria en un escenario plagado de símbolos históricos y patrióticos: el Campo de Marte de París. La gran explanada que se extiende al pie de la Torre Eiffel acogió esta noche a miles de votantes de La República en Marcha.

Consciente de que tiene por delante cinco años sembrados de dificultades y de que los dos extremos del arco ideológico han tensionado la política francesa hasta provocar profundas fracturas en la sociedad, Macron inició su intervención prometiendo restañar las heridas, «ser el presidente de todos» y «escuchar el silencio» de quienes este domingo optaron por la abstención. El jefe de Estado incluso se mostró dispuesto a atender la «cólera» que, a su juicio, late detrás del amplio voto a la ultraderechista Marine Le Pen.