Elon Musk, genialidad y espectáculo

ACTUALIDAD

ABRALDES

24 abr 2022 . Actualizado a las 10:04 h.

No tiene mansiones, ni yates. Ni siquiera una casa. Duerme en las de sus amigos. O eso dice. Lo que sí tiene es un avión. Por motivos laborales, se justifica: «Viajo mucho y eso me permite ahorrar tiempo». Y si es verdad que no posee ninguno de los bienes mencionados más arriba es porque no quiere. Que para algo es el hombre más rico del mundo, con una fortuna estimada, según Forbes, de 273.000 millones de dólares. Hablamos de Elon Musk (Pretoria, Sudáfrica, 1971), el fundador de Tesla, entre otras muchas cosas.

Casi siempre noticia, el excéntrico millonario lo es estos días por sus maniobras para hacerse con el control de Twitter, la red social en la que el empresario da rienda suelta a su conocida incontinencia verbal y en la que ha cosechado más de un disgusto. El mayor de ellos hace ya algún tiempo. En agosto del 2018. Aseguró entonces el magnate en un tuit que tenía la financiación necesaria para excluir de bolsa a Tesla y convertirla en una empresa privada. Hasta le puso precio a las acciones: 420 dólares. A los de la SEC (el regulador bursátil estadounidense) aquello no les hizo gracia. Lo consideraron una maniobra del empresario para manipular la cotización de la compañía. E iniciaron una investigación, claro. Meses después de aquello, Musk fue apartado de la presidencia de la firma.

Ahora, reconvertido en una suerte de adalid de la libertad de expresión, quiere comprar Twitter, donde tiene una legión de seguidores. Más de 80 millones. Le ha lanzado una opa hostil y ha puesto sobre la mesa 43.400 millones de dólares. Quiere pagar la acción a 54,20 dólares. La cifra incluye el guarismo 420 (lo mismo que cuando dijo que sacaría a Tesla de la bolsa), que es el número que se emplea para referirse al consumo de marihuana, una broma a la que el multimillonario parece abonado. Ya había recurrido a ella días antes del anuncio de la opa publicando una imagen suya fumando un porro junto a la frase: «El próximo consejo de administración de Twitter va a estar guapo». Y es que, entre otras muchas cosas, Musk se tiene por un tipo gracioso.