Batet fuerza un cambio en la comisión de secretos oficiales para invitar a Bildu y a ERC

Francisco Balado Fontenla
Fran Balado MADRID | LA VOZ

ACTUALIDAD

J.J. Guillén | EFE

Feijoo denuncia que se trata de «un pago» del Gobierno para sofocar la crisis abierta por las supuestas escuchas telefónicas

27 abr 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

EH Bildu podrá tener por primera vez acceso a la comisión parlamentaria de gastos reservados y secretos oficiales del Congreso. La presidenta de la Cámara Baja, Meritxell Batet, pidió ayer rebajar el listón de la votación para participar en dicha comisión, y pasar de la mayoría reforzada actual de tres quintas partes del hemiciclo, para la que técnicamente resultaría necesario un entendimiento con el PP, a la mayoría absoluta, establecida en los 176 votos y a la que el Ejecutivo estaría en disposición de alcanzar con sus aliados parlamentarios habituales.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

Batet propuso ayer esta modificación de la resolución vigente desde el 2004, algo que para llevarla adelante requiere el «indispensable parecer favorable» tanto de la Mesa como de la Junta de Portavoces, en donde el PSOE y Unidas Podemos cuentan con la mayoría. La previsión es acelerar al máximo y «llevarlo al pleno esta misma semana», según anunció ayer en rueda de prensa la propia presidenta del Congreso, por lo que este mismo jueves los grupos podrían proponer y votar a sus representantes en un nuevo pleno convocado justo a continuación del actual. Batet, que lamentó los «vetos cruzados que impedían poder constituir la comisión», alegó que el objetivo de esta modificación es garantizar «la pluralidad» política dentro de la Cámara.

Las deliberaciones y los debates que se realizan en esta comisión son completamente secretos. No existen cámaras y los periodistas tampoco tienen acceso. Con ese objetivo de que la información que pueda comprometer a determinados organismos del Estado, como el CNI, trascienda lo mínimo, cada grupo parlamentario solo puede designar para participar en la misma a un representante, que debería ser aprobado por esa mayoría de tres quintos, y que más que previsiblemente en las próximas horas se verá reducida a la mitad más uno.