Nachter, el empresario de 31 años con más seguidores que el Rubius en TikTok: «Si esto me llega a pillar a los 18, me destroza»

ACTUALIDAD

Julia Ferrer

«Trato de rechazar eventos lujosos, como irme a una casa de un millón de euros», dice Ignacio Gil tras publicar su primer libro, «Academia de madres», y terminar su tesis doctoral

02 may 2022 . Actualizado a las 13:54 h.

«Trato de rechazar eventos lujosos, como por ejemplo la invitación a una casa de un millón de euros en Formentera. No me aportan nada». Esto lo dice Ignacio Gil Conesa, Nachter en las redes sociales, pocos días después de dictar su tesis doctoral. Nada en él es ordinario. Es influencer y acumula nada más y nada menos que 13 millones de seguidores entre TikTok e Instagram, pero a su reciente doctorado hay que sumarle su grado universitario y su trabajo «analógico» como responsable de compras de una cadena de restaurantes, que acaba de abandonar después de unos cuantos años para apostar del todo por las redes.

Su don para multiplicar seguidores ya se veía venir. Cuando empezó, la cadena contaba con cuatro restaurantes y hoy son 40. Pero es que además su salto a la fama se produjo en TikTok, donde supera a los perfiles de el Rubius, José Mota o El Hormiguero con lo más inesperado: vídeos de humor blanco y familiar. Lo mismo aparece con su característica bata gris y su peluca, encarnando a la desternillante versión caricaturizada de su madre, que interpreta al padre, al hermano pequeño, al mediano o al mayor. ¿El secreto? Que los comparte toda la familia. «Si ves un vídeo del Rubius, dudo de que tu hijo lo comparta contigo. Sin embargo, los míos los comparten los hijos con los padres», suele decir Nacho. Prueba de ello es su éxito en la red social adolescente por excelencia, donde los contenidos familiares de este tipo no suelen destacar.

@nachter #humor #tiktok #madre ? original sound - Nacho Gil Conesa

SU MADRE ES SU MUSA

Nacho acaba de publicar su primer libro, Academia de Madres, inspirado en su serie de vídeos con el mismo nombre. En él, escribe en nombre de una mujer que crea una academia para aleccionar a unas alumnas que aspiran a ser «madres de las de antes». «La mía ya me dijo que estoy desheredado, que no es para nada como yo la reflejo en los vídeos. Obviamente, es una versión muy exagerada», dice entre risas. El lanzamiento de chancla a los hijos —«pero la mía nunca me ha puesto un dedo encima», aclara— lo que mima al pequeño, lo olvidado que tiene al mediano y lo que respeta al mayor —«ese soy yo en casa, y quizás por eso me meto menos con él», reconoce— son algunos de los recursos cómicos del influencer, sin olvidarse del clásico «no sé, pregúntale a tu madre» con el que retrata al padre ni de las sentencias más emblemáticas de la matriarca: «Ni pero ni pera», «y si tus amigos se tiraran por el balcón, ¿tú también lo harías?» o «venga, que al zumo se le van a ir las vitaminas». ¿Quién no las escuchó?