El oficialismo se fractura en una Nicaragua cada vez más aislada

HÉCTOR ESTEPA BOGOTÁ / E. LA VOZ

ACTUALIDAD

Agentes de policía custodian la sede de la OEA en Managua, cerrada por el Gobierno de Daniel Ortega
Agentes de policía custodian la sede de la OEA en Managua, cerrada por el Gobierno de Daniel Ortega MAYNOR VALENZUELA | REUTERS

Ortega da por retirado al país de la Organización de Estados Americanos

02 may 2022 . Actualizado a las 12:37 h.

Nicaragua profundiza su aislamiento internacional. El Gobierno de Daniel Ortega ocupó hace una semana la sede en Managua de la Organización de Estados Americanos (OEA), después de reiterar su decisión de abandonar la institución, calificada como un «instrumento del imperialismo yanqui» por Denis Moncada, ministro de Exteriores. «Nunca había ocurrido antes. Los peores dictadores americanos, incluso los Somoza, jamás tomaron medidas como estas», señaló Luis Almagro, secretario general de la OEA, durante una reunión del consejo permanente que trató el asalto a la sede nicaragüense.

El diplomático uruguayo considera «ilegítima» la ocupación de las oficinas y apunta que Ortega ha incurrido en «una violación de las más elementales normas internacionales».

Las autoridades nicaragüenses ya anunciaron la expropiación del edificio, a pesar de que no pertenece a la OEA, sino a dos hermanas que alquilaban el primer piso a la organización multilateral y continúan viviendo en el segundo. «El inmueble que ocupaba la oficina de la deplorable OEA, de la despreciable OEA, ha sido objeto de declaratoria de utilidad pública y pasará al Estado de Nicaragua», expresó la vicepresidenta y primera dama Rosario Murillo, asegurando que en el edificio se va a establecer un «museo de la infamia», tras calificar a la institución como un «infame ministerio de colonias».